23 de mayo de 2010

George Soros, maestro de los especuladores del siglo XXI



La crisis de confianza que intenta acorralar actualmente al euro y lograr la quiebra de la euro-zona, tiene una enorme similitud con los ataques especulativos que sufrían con cierta regularidad las monedas europeas hasta finales de los años '90.

El momento más trágico fue la tormenta monetaria de septiembre de 1992. En una maniobra perfectamente sincronizada, los especuladores atacaron alternativamente a las divisas más débiles: la lira, la peseta, la libra irlandesa y, en menor medida, el franco francés, para obligar a los bancos centrales a desangrarse en una larga serie de intervenciones masivas.

El cerebro de esta operación fue el magnate judío-norteamericano George Soros, el 16 de septiembre de 1992 (Black Wednesday) convirtió 10 mil millones de libras esterlinas a deutschemarks. Superadas por las dimensiones del ataque, las autoridades monetarias británicas tuvieron que claudicar, abandonar el mecanismo fluctuante del Sistema Monetario Europeo (SME) y resignarse a conceder de facto una devaluación de 10 %.

Soros, que ganó unos 1100 millones de dólares en esa operación, se convirtió en un personaje de leyenda: "el hombre que hizo saltar el Bank of England". Ese episodio desestabilizó el SME, y provocó la devaluación en cadena de la lira, la peseta y la libra irlandesa.

George Soros
fue pionero en inversiones a la caza de oportunidades en todo el mundo, que con el tiempo generó una legión de imitadores entusiastas. Las naciones en desarrollo habían acogido con satisfacción el capital de los inversionistas extranjeros. Especuladores, como George Soros, fueron acusados de desestabilizar un país tras otro, aprovechando que carecían de los recursos financieros para defender sus monedas.

George Soros nació en Hungría en 1930, hijo de un abogado judío. Soros era un niño cuando los nazis invadieron Hungría en 1944. No obstante, Soros reconoce que 1944 fue el año más feliz de su vida: "Tuve un padre al que adoraba (...). Estábamos en peligro de muerte, pero yo estaba convencido de que estaba a salvo, aprendí el arte de la supervivencia de un gran maestro. Esto ha tenido una cierta influencia en mi carrera como inversor. "

Finalizada la contienda de la Segunda Guerra mundial, emigra en 1947 a Inglaterra, se traslada a Londres, graduandose en London School of Economics. En este país conoce al filósofo Karl Raimund Popper, se convierte en su discípulo y se identificará en adelante con las ideas de este pensador.

George Soros pasa momentos delicados de liquidez económica, y frustrado por la limitadas oportunidades económicas en Londres, se muda a Nueva York. En 1956 parte para los Estados Unidos y crea los "primeros fondos de recubrimiento", hedge funds, destinados a satisfacer las demandas de las grandes fortunas empresariales. A partir de 1969, su principal sociedad Quantum Funds, con domicilio en paraísos fiscales, Curaçao (Antillas holandesas) y las Islas Caimán, aseguraba un beneficio del 34 % de las inversiones por año.

Soros ha llegado a ser el paradigma del especulador. Pero también sufrió fuertes pérdidas en la caída de la Bolsa en 1987, en la crisis de Rusia en 1998 y en la implosión de las especulaciones de bolsa sobre Internet. Soros obtuvo beneficios de la crisis económica asiática que afectó sobre todo a Tailandia, Corea e Indonesia a partir de los años 1997.

En los años 80 George Soros comenzó a construir su imperio filantrópico, aprovecha sus miles de millones para mover ideas polémicas y especulaciones en la política. Inicialmente, centró su especulación filantrópica en Europa Central y Oriental, desplegó cientos de millones de dólares para apoyar la democracia en países que luchaban por romper con la antigua órbita soviética.
En este proceso, se ha hecho el hombre más influyente, intrigante y filántropo de nuestra era.

Georges Soros, que construyó su imperio basándose en especulaciones que quedaron grabadas en la historia de la Economía, actualmente es un "visionario" filósofo de la economía de mercado.

En 1971, Estados Unidos decide abolir el vínculo establecido entre el dólar y el precio oficial del oro, que había garantizado la estabilidad monetaria global tras la Segunda Guerra Mundial. Con ello se pone fin al sistema de tipos de cambio fijos. Los países de la Unión Europea decidieron impedir las fluctuaciones de cambio superiores al +/- 2,25% entre las monedas europeas mediante una intervención concertada en los mercados de divisas, con vistas a establecer su propia unión monetaria. Esto dio lugar a la creación del sistema monetario europeo (SME), cuya puesta en funcionamiento se produjo en marzo de 1979:

- Una moneda de referencia, denominada ecu, que constituía una "cesta" de todas las monedas de los Estados miembros
- Un mecanismo de tipos de cambio según el cual se atribuía a cada moneda un tipo de cambio vinculado al ecu y se permitía que los tipos de cambio bilaterales fluctuasen dentro de un margen del 2,25%
- Un mecanismo de crédito: cada país transfería el 20% de sus reservas de divisas y oro a un fondo conjunto

Fuente http://europa.eu/abc/12lessons/lesson_7/index_es.htm

UNIÓN EUROPEA

La crisis que experimentó el SME entre el verano de 1992 y el verano de 1993 fue espectacular, se produce a continuación de un largo período de funcionamiento relativamente armonioso del sistema. Éste no había requerido ningún realineamiento desde 1987; la modificación del tipo de pivote de la lira en 1990 no había tenido otra finalidad que la de permitir a la moneda italiana pasar de las bandas amplias de fluctuación de un +/-6% a las bandas consideradas como normales de un +/-2,25%. Paralelamente, la libra esterlina, la peseta y el escudo se habían incorporado al mecanismo de cambios, dejando , en abril de 1992, solo al dracma griego en situación de flotación. Asimismo, el SME parecía haberse adaptado a la movilidad creciente de capitales en Europa, a pesar de la falta de una verdadera coordinación de las políticas monetarias. En este contexto sobrevendrán, en junio de 1992, las primeras tensiones.

Aunque puede que no haya supuesto más que un efecto catalizador, el resultado negativo del referéndum en Dinamarca, el 2 de junio de 1992, para ratificar el Tratado de Maastricht, se considera a menudo como el punto de partida de la crisis del SME. El NO danés fue interpretado por los mercados como el primer signo de debilidad de la propuesta de la futura Unión Económica y Monetaria de la Unión Europea.

La reunificación alemana, con el shock macroeconómico consiguiente para dicho país, dado que hubo que destinar miles de millones de marcos a la antigua Alemania del Este, produjo una demanda interior espectacularmente alta de su moneda. Dado que la revaluación del marco no se producía sin que el resto de monedas fuesen atacadas, todos parecían admitir que Europa funcionaba como una unión monetaria de hecho. Sin embargo, cuando el Bundesbank aumentó sus tipos de interés, en julio de 1992, en respuesta a la persistencia de las tensiones inflacionistas, se puso de manifiesto que la convergencia entre las economías europeas no era tan pronunciada como se pensaba. En aquellos momentos, economías como la de Francia, Reino Unido e Italia hacían frente a un crecimiento débil y aumento del desempleo. La lira y la libra fueron las primeras monedas en soportar movimientos especulativos en el seno del Sistema Monetario Europeo.

La sucesión de acontecimientos no es más que una larga lista de renunciamientos por parte de las autoridades monetarias y políticas para afrontar verdaderas oleadas especulativas. Italia fue el primer país en aceptar, el 13 de septiembre, una devaluación de su moneda, pero su amplitud (el 7%) fue considerada insuficiente.

Bajo la presión de la especulación, la lira y la libra renunciaron el 16 de septiembre de 1992 a su participación en el SME, mientras que la peseta era devaluada. La débil mayoría favorable al Tratado de Maastricht, puesta de manifiesto en el referéndum francés de 20 de septiembre contribuyó muy poco a asegurar el futuro de la Unión Económica y Monetaria.

El SME sobrevivió a 1992 gracias a la drástica intervención del Banco de Francia y un endurecimiento del control de cambios en Irlanda, Portugal y España, más una nueva devaluación de la peseta y del escudo.

El año 1993 comenzó con una devaluación de la libra irlandesa (30 de enero), mientras que varios países persistían en mantener sus tipos de interés en niveles muy elevados a pesar de la coyuntura muy desfavorable. El 18 de mayo la peseta y el escudo fueron nuevamente devaluados y las tentativas francesas para reducir los tipos de referencia del Banco de Francia tropezaron con el nivel base constituido por los tipos alemanes. En julio, un nuevo brote especulativo trae consigo la ampliación de los márgenes del SME del 2,25 al 15%. Esta medida contribuyó a mitigar la especulación, pero la Europa monetaria había sufrido una crisis espectacular.

El 12 de octubre de 1993 Alemania ratifica el Tratado de Maastricht por escaso margen.

Fuente http://www1.dicoruna.es/ipe/euro/historia.htm#Crisis

Información sobre el EURO

Doce lecciones sobre Europa [Portal oficial de la Unión Europea]

El Sistema Monetario Europeo (1985-1992): España y la devaluación de la Peseta(Cuadernos de Estudios Empresariales, 1993, pdf)

La crisis del Sistema Monetario Europeo (1992-1993): ¿crisis financiera o crisis de políticas de cooperación monetaria? ( autor: Guillermo Vázquez Vicente, 1997, pdf)

La economía rusa después de la crisis finaciera de 1998[ autores: Enrique Palazuelos & María Jesús Vara, pdf]

Las crisis financieras y productivas en Asia oriental (1997-1999): un análisis crítico [autor: Pablo Bustelo, 2000, pdf]


Países de la UE que han adoptado el euro (rojo), estados miembros de la Unión Europea que NO han adoptado el euro (azul)

Para no tener que someterse en el futuro a la dictadura de los mercados, la Unión Europea (a excepción de Gran Bretaña y algunos países escandinavos) pusieron en marcha el proceso que culminaría en 1999 con la creación del euro. La moneda única, dirigida por un banco central común, debía actuar como escudo de protección contra la especulación.

Fuente

P. ¿cómo se siente un especulador en días como los que estamos viviendo?
Soros. No es algo fácil, pero cuando la gente me pregunta a qué me dedico, sigo contestando: «Sí, soy especulador»... pero no defiendo la especulación actual (¿¡!?)

P.Usted ha llegado a hablar de una `superburbuja´...
Soros . Sí. Empezó a formarse en 1980, cuando se asentó la ideología del fundamentalismo del mercado.

P. De acuerdo con la cual los mercados debían autorregularse, había que rechazar el intervencionismo estatal y eliminar las limitaciones.
Soros. Había que confiarlo todo a la libre interacción de las fuerzas económicas. En realidad no fue un descubrimiento estadounidense. Comenzó en Gran Bretaña con Margaret Thatcher y fue llevado a Estados Unidos por el republicano Ronald Reagan. El presidente Reagan llegó a hablar de «la magia del mercado». Ni que decir tiene que muchos lo consideran una especie de santo. Pero los tan alabados mercados empezaron a cometer toda clase de excesos que ya no podían ser controlados. Los tipos de interés eran tan bajos en Estados Unidos que los bancos animaban a los ciudadanos a que cada vez pidieran más dinero prestado. Es algo sorprendente, casi irresponsable. Al mismo tiempo existía la confianza de que el Estado intervendría cuando las cosas se pusiesen feas.

Más información:

TURNING DOLLARS INTO CHANGE [William Shawcross/London, Septiembre de 1997]

GEORGE SOROS HAS SEEN THE ENEMY. IT LOOKS LIKE HIM. [The New York Times, 6 de diciembre de 1998 By Timothy O'Brien]

Noticias sobre George Soros [siglo XX]

Hedge Funds Expect Troubles to Exact a Toll, The Wall Street Journal Europe, 29 de septiembre de 1998

Entrevista a George Soros [El País, 19 de octubre de 2008]

Vídeo/MIT World: George Soros on The New Paradigm for Financial Markets [George Soros/Ricardo Caballero, octubre de 2008]