27 de septiembre de 2008

Lejía de Roble

.
- Mamá, cuando supiste que habían inventado una máquina que lavaba, qué pensaste?

- Que era imposible, no podía entender que una máquina pudiera dejar la ropa tan limpia como nosotras, con todo el trabajo que nos pasábamos lavando a mano!.


- Es verdad, doy fe de que éramos unos hijos un poco 'trastes', nos lo pasábamos muy bien retozando por las escombreras de carbón de los 'Cuarteles de Santa Bárbara' y luego tú dejabas la ropa increíblemente blanca. Pero teníais el río a 20 metros de la casa, y cuando no era el río era el lavadero. Eso era una gran suerte.

- Bueno,
el río Aller lo compartíamos con los mineros de Bustiello que también lavaban el carbón, así que teníamos que esperar a que ellos acabaran su faena y el río volviera a tener el agua limpia para lavar nosotras, pero sí que estaba bien tener el río cerca.

- Recuerdo que un día me contaste que para que la ropa quedara tan blanca, puesto que no había lejía, vosotras teníais un truco especial.



- Era con cenizas de roble. En aquella época cocíamos el pan en hornos de piedra y se quemaba madera de roble. Las cenizas se recogían y se guardaban en un saco de arpillera. La ropa que estaba lavada y enjabonada la doblábamos y la metíamos en un barreño, todo muy bien doblado. Luego se colocaba el saco de ceniza encima de la ropa lavada y vertíamos agua muy caliente sobre el saco, que dejaba pasar a través de él el agua colada por los agujeros. Ese líquido que salía hacía el efecto de la lejía de hoy. Después el agua se guardaba para otros usos de limpieza.



- Increíble, sin saberlo hacíais lejía!. Pues te hicieron una fotografía donde se te ve lavando en Bustiello. Mírala.

- Sí, sí...soy la de la izquierda.




- Y esta otra fotografía, es una estampa preciosa. Qué tiempos!.

- Sí, mejor usar la lavadora, mucho mejor. Aunque nos lo pasábamos bien, eran demasiadas penurias.

- Yo recuerdo que aunque era muy pequeñita te acompañaba al río, tenía mi piedra y mi cajita de madera para arrodillarme, era un juego pero supongo que algo te ayudaba, ¿no?.

- Sí, hay un dicho popular: 'el trabajo de un niño es poco pero el que no lo aproveche es un loco'.

- Guardo preciosos recuerdos de Bustiello y del río Aller.



"En Alemania, la ropa se limpiaba, aún en la Edad Media, casi exclusivamente con lejía de cenizas de madera. Raramente se empleaba el jabón importado de Italia y Francia." Leer Historia del jabón


"En 1789, el químico francés Claude Louis Berthollet (1748-1822) sintetizó un nuevo compuesto con propiedades desinfectantes y blanqueantes que denominó 'eau de javel' (agua de javel). Se trataba del hipoclorito de sodio, lejía. Ésta empezó a utilizarse en la industria textil, para blanquear los tejidos de algodón."

"Dicen las más limpias crónicas de la Antigüedad que el jabón más puro del mundo podía encontrarse en la muchas veces milenaria ciudad de Alepo. Que se elaboraba en las fábricas de Bab el Quinnasrin con aceite de oliva y que le añadían aceite de laurel, hidróxido de sodio y agua pura de manantial. Resultaba así una pasta que reunía las propiedades hidratantes y suavizantes de la oliva, la antiinflamatoria y antiséptica del laurel, al tiempo que un aroma embriagador que atrajola atención de los sudorosos habitantes del oriente medio." Leer Los mundos de Hachero


.

15 comentarios:

amanda dijo...

Yo cuando era pequeña también ayudaba yendo al lavadero público a lavar la colada con lagarto, y cuando me caía alguna pieza al agua (torpe que era yo) tenía que recuperarla con un cañoto de berza de las profundidades del lavadero, que era profundísimo...teniendo en cuenta mi reducido tamaño.
A mí esto del agua siempre me llamó,porque también ayudaba en el taller lavando pinceles y me acuerdo que el agua estaba fría fría fría

nieves dijo...

amanda, algo tiene el agua que nos llama eso de chapotear...pues lo del 'cañoto de berza'creo que sería un gran título para una novela :)

amanda dijo...

Pues a mí lo de la escritura, no se me acaba de dar bien...como no sea de título para un cuadro

SAUL dijo...

de pequeño, en los 80, ya había lavadora en casi todas las casas, aún así recuerdo algunas veces a mi madre y a algunas vecinas lavando en uno de los lavadores del pueblo… viendo estas maravillosas fotos desde la distancia de los años, la nostalgia queda empañada por los duros trabajos que pasaron las mujeres durante tanto tiempo..

nieves dijo...

Pues yo, Saúl, recuerdo a mi madre mirando para la ropa que tendían las demás vecinas porque no se creía el milagro de la lavadora, así que se lo pensó antes de comprarla...el precio también influía en la decisión.

Amanda, escribir y pintar todo es cuestión de empezar...de todos modos la foto de las berzas da para un cuadro :)

amanda dijo...

Estoy esperando todavía el comentarío vía mail del que te envié secretísimamente para saber tu opinión...

nieves dijo...

Pues como ya lo sabes te lo voy a contar, que diría Castelao...amanda hacía tiempo que no veía un aparcamiento tan bonito :)

PD mira que eres malisísima, no fiarte de la memoria de Díaz Pardo!!

amanda dijo...

Sé de lo que hablo...y no es de la memoria, sino más bien del presente

maite dijo...

maiterecuerdo muy bien a mi madre cuando era pequeña,solia bajar el sabado por la mañana a hacer la colada al lavadero en el patio de casa,se pasaba toda la tarde del sabado lavando,eramos 5 hijos, cómo le quedaban las manos ...rojas,rojas...nosotros las veiamos desde la ventana de la cocina y ella nos entretenia contandonos tonterias.maite de Baiona

nieves dijo...

Maite, se te echa de menos en Boimorto, te gustaría trabajar con estos niños seguro. Estaré sólo unos meses... :(

PD te borré los dos comentarios que te salieron repetidos.

Anónimo dijo...

pues tu no sabes lo que se te echa de menos aqui,esto esta demasiado formal.Por fin tengo una clase estupenda para mi sola ,estoy encantada,pero me falta mi compañera de tertulia para hablar sobre nuestros sentimientos o recuerdos ,ademas de nuestos intereses,...

eva.vernet dijo...

te echamos de menos nieves.todos nuestros profesores son aburridíiiiiiiiiisimos!!espero que a ti te vaya bien por allá.

nieves dijo...

Pues Boimorto, Eva, no es tan bonito como Baiona...pero los niños se parecen a tí, a Lucía, a Andrea, Cristina...Estoy bien, y ya sabes Eva, preguntad todo lo que no entendéis a los profesores, para eso estamos. Besos.

Anxo dijo...

Ola Nieves yo te digo lo mismo que Eva, te echamos muchíííísimo de menos por aquí. h, nos estuvo dando clases Elena una que te conocía a i y a Gloria.A ver cuando vuelves por aqui.
Muchos besos y abrazos

Sergio DS dijo...

Mis suegros tienen una casa en un pueblo en el que todavía existen dos lavaderos municipales en uso. Es impresionante ver lavar a algunas mujeres allí.