26 de mayo de 2006

El BILLAR y Gaspard Gustave de CORIOLIS

.

. El origen de este singular deporte es desconocido, no obstante algunos historiadores señalan que ya en Egipto y posiblemente en Grecia se practicaba un juego parecido que posiblemente dio origen al juego de billar actual, sólo que esas civilizaciones lo ejecutaban en el suelo utilizando para el efecto unos bastones largos, muy parecidos a los palos del golf actual.

Algunas menciones en textos especializados, incluso señalan a Cleopatra como una gran apasionada a tal juego y que era muy diestra en ejecutar lo que ya se conocía como "carambola".

Con el paso del tiempo y ante la creciente afición, sobre todo por parte de la nobleza de varias cortes en Europa, el juego fue sufriendo innumerables variaciones y no se tiene noción exacta de cuando pasó del suelo a la mesa.
Parece ser que fue a finales del siglo XV cuando aparecen los primeros vestigios del juego, tal y como lo conocemos en la actualidad. Para esa época, ya se utilizaba la mesa, desde luego sin las características técnicas con que cuentan las mesas modernas, pero por lo menos rodeada de unas pequeñas tablas que permitían el rebote de las bolas y se utilizaba un bastón de punta gruesa llamado "masse", para golpear las bolas.
Teorías sobre la invención del billar: por una parte la escuela francesa sostiene que el inventor fue un ¡¡ inglés !!, llamado Bill Yar, aunque dicho ciudadano no aparezca por ningún lado pues todo indica que no dejó rastro alguno de su existencia, en tanto que la tradición inglesa sostiene que su verdadero inventor fue un ¡¡francés !!, Henry Devigne, un ilustre artesano de la corte de Luis XI.

Unos tratadistas aseguran que el término "billar" procede directamente del francés "billard" que a su vez se deriva de la palabra francesa "bille" es decir bola o bolita.
De igual manera, los ingleses también reivindican como suyo el término "billar" relacionándolo con "bolyard", el término con el que se designaba un instrumento de madera, a modo de bastón, con el que precisamente se golpeaba la bola.

Lo que parece claro es que en sus principios fue siempre la nobleza quien lo practicó. Reyes, emperadores, príncipes, cortesanos, eran quienes tenían tiempo ocioso para jugar.
Fue Luis XIII el primero que permitió que también los plebeyos pudieran jugarlo. Posteriormente Luis XIV comenzó a practicarlo junto al cortesano Chamilart y al mariscal Villare por recomendación de su médico y es a partir de este momento cuando comienza a considérasele como deporte .

La pasión desenfrenada por este deporte influenció a toda la nobleza de la época a tal punto que en los anales de la historia epistolar, se da cuenta de una carta datada en 1587 en la que la reina de Escocia y luego de Francia, María I Estuardo, caída en desgracia y prisionera de su hermana Isabel en la Torre de Londres, se lamentaba de no tener espacio suficiente en su sitio de reclusión para instalar una mesa de billar .

El primer campeonato oficial de billar de que se tenga noticia se celebró en el Reino Unido en 1825 y
en 1835 Gaspard Gustave de Coriolis escribió "Teorema matemático del juego del billar" obra que permitió el descubrimiento de la trayectorias parabólicas por ataque no horizontal.


Gaspard-Gustave de Coriolis (21 de mayo de 1792 - 19 de septiembre de 1843). Ingeniero y científico francés. Su interés en la dinámica del giro de las máquinas le condujo a las ecuaciones diferenciales del movimiento desde el punto de vista de un sistema de coordenadas que a su vez está rotando, trabajo que presentó a la Académie des Sciences.Debido a la importancia de su trabajo, el efecto Coriolis lleva su nombre.


Aquí podrás ver las bases físicas del juego: http://www.sc.ehu.es/sbweb/fisica/solido/mov_general/choque/choque.htm

En 1820, un inglés de nombre Jack Carr había inventado la tiza que se usa para impregnar el casquillo del taco a fin de evitar el descache o pifia.

CURIOSIDAD…
También en España se populariza el juego entre la nobleza de la época y de este hecho rescatamos el curioso adjetivo "pelota" (hacer la pelota ) atribuido a una persona que ofrece excesivas atenciones a otra, el cual deriva del nombre con el que se llamaba a los cortesanos y nobles que jugaban al billar con Fernando VII, los cuales le dejaban las pelotas (bolas de billar) de manera que al rey le resultase fácil hacer una carambola Este curioso hecho se recoge en la famosa frase: "Así se las dejaban a Fernando VII" .

En la era moderna se han producido una serie de progresos técnicos en cuanto a la fabricación de mesas, tacos y demás implementos para realizar de una manera más elaborada y precisa las carambolas.
En 1927 el militar galo Mingaud inventó la zapatilla o suela que se coloca en la punta del taco y que permite ampliar mucho las posibilidades del juego, pues gracias a ello le fue posible, entre otras cosas, descubrir el efecto de retroceso. Otro avance significativo es el de la calefacción de las bandas que permite una mayor vivacidad de las bolas al rodar luego de que han tocado una de ellas. A prepósito de las bandas, es importante recordar que al principio fueron hechas de crin de caballo y que sólo hasta 1845 Jhon Thurston patentó las de caucho vulcanizado que son prácticamente las que se utilizan en la actualidad.
Tomado de http://digeset.ucol.mx/tesis_posgrado/Pdf/J.%20Felix%20Gonzalez%20Molina.pdf


Más información: http://www.billar.biz/b-historia-billar.html

índice post