12 de mayo de 2007

México 1847: El Batallón de San Patricio


El Presidente de EEUU, George W. Bush, nació en Connecticut, pero vivió en Midland y Houston, Texas. Su esposa, Laura Welch Bush, nació en Midland (Texas).
Así que poco le faltó a Laura para ser mexicana, si no hubiera sido por los avatares históricos del (hoy) estado norteamericano de Texas.
Resulta irónico oír a Bush hablar de inmigración ilegal, como si las fronteras dibujadas por guerras pudieran sustituir el sentimiento de pertenencia a una comunidad, estoy pensando en Texas o Nuevo México.

1ª prueba atómica en el desierto de Los Álamos, Nuevo México. 16 de julio de 1945

Hiroshima y Nagasaki.9 de agosto de 1945

Dice Bush : "Ahora, la mayoría de la gente que capturamos aquí es de México. Aproximadamente 85 por ciento de los inmigrantes ilegales capturados cruzando la frontera sur son mexicanos. Y son enviados de regreso al cabo de 24 horas". (Leer + )


La historia de México, es la historia del continente americano, conquista y dominación por parte de un invasor; España, junto con otros países europeos, tiene el dudoso honor de extender nuestra "civilización", en detrimento del desarrollo de las sociedades que ya existían.


Todas las piezas de oro y plata enviadas a la corte española desde México, fueron fundidas para
pagar a la familia Fugger y a las tropas españolas. El oro y la plata de América ayudaron a estimular la manufactura y el comercio del naciente capitalismo europeo. Sin embargo, la fuerza internacional que representaba España, descansaba sobre una aparatosa grandeza nacional que escondía la miseria de un pueblo agobiado por los impuestos, y por una nobleza y un clero parasitarios.
Mientras tanto en México, la conquista, empresa económica que se expresó en términos esencialmente militares y religiosos, se convirtió en una extensión de
la Reconquista.
La Conquista de México no sólo significó la adición de nuevas tierras a la corona española, sino que constituyó también la incorporación de los indígenas al mundo cristiano de Occidente, agregando a la Iglesia católica un número mayor de fieles que los que había perdido por
la Reforma Protestante.

A mediados del siglo XVI se descubrieron las primeras minas importantes: en Zacatecas, Pachuca y Guanajuato. Entonces se inició un auge de la producción platera en el Virreinato de
Nueva España. Los fondos reales no permitían siquiera pagar a los funcionarios del virreinato (Nueva España), en cambio les dejó en libertad de emplear sus puestos para enriquecerse. Lo que la corona(española) se ahorraba en sueldos y ganaba en recursos económicos, lo perdía en poder político. En el siglo XVII el rey llegó a convertirse en un poder más formal que efectivo. Quienes mandaban en Nueva España eran los comerciantes y los mineros, ellos tenían la riqueza y controlaban los puestos de gobierno. El rey estaba en España, muy lejos para gobernar en América.

Habían pasado dos siglos y medio de dominación española. Los indios apenas salían del temor y la sorpresa de esa invasión de otro mundo que fue la conquista. Se habían rebelado contra la opresión en numerosas ocasiones y en diferentes regiones, pero fueron siempre rebeliones aisladas que expresaban confusamente el odio acumulado por siglos, y que no llevaron a ninguna parte. En ese mundo colonial que les brindaba nada más que maltrato y hambre, sólo encontraron algún respiro en la actitud paternal de no pocos misioneros.
Se abonaba el terreno para ese germen de rebeldía que había estado latente durante siglos y que brotaría imponente en 1810.

La resistencia indígena de las zonas mayas fue valiente, incluso, en ocasiones, suicida. Conllevaba no sólo la lucha contra la esclavitud, la marginación y los abusos, sino la salvación de esta manera propia de concebir el universo, la reivindicación de una identidad que, en síntesis, era su único sostén.
Símbolo de esta resistencia fue
la rebelión de Jacinto Uc de los Santos Canek, que tuvo lugar a mediados del siglo XVIII. Canek era un indio culto, educado en un convento por frailes españoles, por ello tuvo acceso tanto al pensamiento europeo como el mágico mundo maya de sus antepasados, en el que todavía vivían sus coterráneos. Este deambular entre las dos culturas debió haber producido en el héroe maya una profunda indignación ante la situación a la que habían quedado reducidos sus hermanos de raza y religión, y la tenaz convicción de que sólo la guerra podría liberarlos.

En 1808 los ejércitos de Napoleón invadieron España. Esta intervención produjo un derrumbe temporal de la monarquía española, ya que el rey Carlos IV se vio obligado a ceder la corona a su hijo Fernando VII y luego éste, a abandonar el país.Esta situación tuvo efectos inmediatos en la Nueva España.

Surgió gente excepcional que representaba lo nuevo dentro de lo viejo, como Servando Teresa de Mier, fraile dominico originario de la provincia de Monterrey. El origen de sus vicisitudes se vincula a la imagen de Guadalupe(puso en duda las apariciones de la Virgen ) que ya entonces empezaba a convertirse en símbolo de la nación, de su soberanía, de su rebeldía.
En abril de 1820 se recibió en México la noticia de que en España el Partido liberal había obligado a Fernando VII a restituir la vigencia de la Constitución de Cádiz y a restablecer las Cortes disueltas en 1814. Se desató en la península una agitación política jamás vista hasta entonces, que era contraria, en Nueva España, tanto para los peninsulares residentes en ella como para los criollos, pero de la que estos últimos supieron sacar las mayores ventajas.
Los criollos se dieron a la búsqueda del hombre que les garantizara el logro de sus propósitos, y ese hombre lo encontraron en la persona de
Agustín de Iturbide, criollo terrateniente que había luchado contra los insurgentes en los últimos años y que tenía gran experiencia en los asuntos políticos de Nueva España. Iturbide fue el hombre que supo conciliar los intereses de los diversos grupos de poder y lograr un pacto que significó, en términos reales, la ruptura con España, pero con la garantía de que internamente en México todo seguiría igual.

-El 28 de septiembre de 1821 se firma el Acta de independencia de México.

-1822-1823, Primer Imperio: Iturbide es coronado emperador con el nombre de Agustín I.

-A principios de 1823 , Antonio López de Santa Anna lanzó un proyecto republicano al que se unen antiguos combatientes insurgentes y borbonistas, ante tal situación Iturbide abdicó.

Aún antes de que estallara la Guerra de Independencia de México, colonos norteamericanos habían ocupado extensas áreas de Texas donde, bajo el régimen de plantaciones, intentaron establecer un sistema económico basado en la esclavitud. En 1836 estos colonos proclamaron su independencia. En 1846 el ejército estadounidense se internó en territorio mexicano con el objeto de defender esta "determinación tejana", iniciando con ello una guerra injusta para México, que duraría dos años. Los invasores pedían toda la zona al norte del Río Bravo, las dos Californias y el territorio de Nuevo México (algunos diarios y personajes del gobierno norteamericano demandaban la total anexión de México).

-Entre 1836 y 1848 México fue reducido a casi la mitad de su territorio. Primero Texas; luego Nuevo México, la Alta California y parte de los estados de Tamaulipas, Coahuila, Chihuahua y Sonora fueron integrados a los Estados Unidos.

El Batallón de San Patricio: uno de los episodios más curiosos de la guerra entre México y Estados Unidos:


" La gran mayoría de ellos eran irlandeses, aunque también los había provenientes de Inglaterra, Escocia y Alemania, así como algunos originarios de Canadá, Francia, Italia y Polonia. Sorprendentemente, había también un puñado de ciudadanos norteamericanos. Todos ellos, eso sí, eran católicos. La mayoría llegaron originalmente a los Estados Unidos como inmigrantes, buscando una mejor vida que la Europa les negaba y encontraron que en el país de la libertad tampoco les fue fácil hallar la tranquilidad y prosperidad tan anhelada. Más aún: era tan grave su situación, casi de miseria, que tuvieron que enrolarse en las filas del ejército o en los cuerpos de voluntarios estadounidenses, reclutados para hacer la guerra a México, con el aliciente de una buena paga y la posibilidad de obtener tierras en los territorios que se conquistaran, ubicados en las entonces provincias de Tejas, Nuevo México y California, enormes extensiones que casi representaban la mitad del territorio que México había heredado de la Nueva España en 1821.
Los irlandeses y sus compañeros fueron asignados al ejército al mando del general Taylor, a quien se confió las primeras operaciones militares en contra de México, invadiendo la franja fronteriza en Tejas. Situado el ejército invasor frente a Matamoros, en Tamaulipas, a principios del año de 1846, comenzó la deserción de los irlandeses. Poco a poco fueron escapando de las filas estadounidenses y se presentaban ante los oficiales mexicanos, que gustosamente los recibían en nuestro ejército. La pregunta obligada es por qué desertaron y por qué se unieron a México, a luchar por una causa que desde un principio se veía perdida dada la enorme diferencia entre la tecnología militar de una nación y otra.
Una de las respuestas es la siguiente: los generales mexicanos al mando de las tropas que guarnecían la frontera, se percataron de la enorme cantidad de irlandeses y europeos católicos que nutrían al ejército de los Estados Unidos, e iniciaron una campaña de publicidad para informar a esos soldados primero de la afinidad religiosa que los mexicanos teníamos con ellos; segundo, les hicieron saber que en México encontrarían también posibilidades de asentarse definitivamente y obtendrían por ello buena paga y tierras al final de la contienda; y tercero, apelaron a su sentido patriótico, demostrando que México, al igual que Irlanda, sufría por el acoso y la hostilidad de una nación protestante, los Estados Unidos, así como su isla natal padecía también la animadversión y la brutalidad conquistadora de Inglaterra, la madre patria de los estadounidenses.
El amor propio de los irlandeses, que recordaban las persecuciones sufridas por parte de los ingleses, despertó para apoyar lo que ellos consideraron como una causa justa: la causa de México, la defensa de una nación católica invadida injusta y arteramente por su poderoso vecino, guiado por su afán expansionista. Un puñado de irlandeses y de otros inmigrantes europeos, que llegaron a ser casi cuatrocientos a lo largo de toda la contienda, decidieron pasarse al lado mexicano y combatir por esa nación católica, aún a sabiendas de que la deserción, como en todos los países sucedía, está castigada con penas severísimas, incluso con la muerte.

Los norteamericanos trataron correctamente a las tropas mexicanas, con respeto y atención, pero cuando descubrieron que entre sus prisioneros estaban los san patricios, cebaron sobre ellos todo su odio.Se llevaron a los sobrevivientes de las Compañías de San Patricio -setenta y dos hombres, pues el resto, unos ochenta, lograron escapar antes de la rendición- encadenados a las prisiones que establecieron en San Ángel y Mixcoac y decidieron someterlos a consejo de guerra, por haber desertado del ejército de los Estados Unidos. La mayoría, después de soportar muchísimas humillaciones, fueron condenados a muerte, a ser colgados como criminales, porque se consideró que no merecían siquiera el honor de ser fusilados. (...)Los veinte primeros condenados a muerte fueron ejecutados en San Ángel y en Mixcoac el 10 de septiembre de 1847. La ejecución de los restantes treinta san patricios fue el 13 de septiembre de 1847.

Hoy en día, a más de ciento cincuenta años de esta epopeya consumada por hombres tan valientes como decididos católicos, dos veces al año, en el día de San Patricio y en el aniversario de los ahorcamientos, mexicanos e irlandeses se reúnen en la plaza de San Jacinto de San Ángel para honrar a los "san patricios".


Para saber más: 'LOS SAN PATRICIOS EN LA GUERRA DE 1847' (pdf)


La guerra México-EEUU termina con la rendición de México y la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo en 1848 .

Si bien el conflicto significó cambios radicales para México, su origen habría que buscarlo en los Estados Unidos. En esa vocación expansionista que los norteamericanos llamaron "Destino Manifiesto" y que cristalizó en la Doctrina Monroe ("América para los americanos"). (...)los Estados Unidos ocuparon después, mediante guerras y presiones económicas, las tierras próximas que les daban acceso al Golfo de México (Luisiana y Florida) e iniciaron la llamada conquista del Oeste. Y también "ocuparon" otras tierras que no eran tan cercanas, fue el caso de Hawai.

-Antonio López de Santa Anna, once veces presidente de la República, conspirador de todas las conspiraciones -incluso de las que lo derrocaron-, hombre de todas las avaricias, ciudadano de los supremos recursos, de los supremos fraudes.
A lo largo de 25 años, será convertido en presidente por el ejército, apoyado por los liberales, o por los conservadores, será héroe militar o caudillo de las más grandes derrotas.

-El 1 de marzo de 1854 se propone el Plan de Ayutla, con el fin de destituir al dictador Santa Anna, y garantizar la libertad de pensamiento.

Aún vivirá México etapas históricas relevantes :

-la intervención francesa y el imperio de Maximiliano

-Benito Juárez

-Porfirio Díaz

-Revolución mexicana y el movimiento maderista

-Revolución constitucionalista y Constitución de México de 1917

-México contemporáneo


http://mexico.udg.mx/

América Indígena Documentación

Historia de las Indias de Nueva España

Declaración de Jacinto Uc de los Santos Canek(dic.1761)

índice post

1 comentario:

SANPATRICIO dijo...

Tan amplio como sea posible lo felicito por su excelente articulo, sobre el tema de la guerra de 1847, y el detalle de mencionar a los heroes del batallon de san patricio, dando su vida y su esperanza de vida , por apostarle a la verdad, de un pais libre, mas la "mano negra" de intereses dentro de personajes "pintorescos mexicanos" coludidos con los beligerantes anglosajones, fue la mezcla para la debilitar al pais, ...tarde muy tarde llego aquella expresion..."mas si osare un extraño enemigo"... ya que nos siguen profanando nuestros valores, ya no con guerras (afortunadamente)pero si con su aculturacion que con facilidad aceptamos.
Nuestro pais y su gente tiene mas poder que el de estados unidos, pero seguimos con el trauma de 1847, como seria nuestro presente y futuro al haber vencido a los invasores, ya que si se podia...pero ya todo esta "consumado", como diria el Redentor...gracias