4 de marzo de 2007

El cambio climático una cuestión de fe: Henrik Svensmark


Hace unos 10 años pude oír una novedosa teoría sobre el "calentamiento global "de nuestro planeta. Recordaba que eran unos jóvenes "nórdicos", que creían que el Sol tenía más que ver con nuestro cambio climático que lo que nosotros aportamos con nuestra “contaminante “existencia. Desde aquel momento me cuestioné si lo que se decía desde los estamentos oficiales, sería verdad o un asunto más con el que mantenernos distraídos.
Y llevaba un tiempo queriendo encontrar en Internet información sobre ellos. Era difícil, desconociendo sus nombres. Probé todo tipo de frases ingeniosas en Google…y hoy debía de estar yo especialmente inspirada que di con las palabras adecuadas: “escéptico calentamiento global “ y ¡eureka! .
En un principio encontré una entrevista a Antón Uriarte, todo un hallazgo. Después me encontré con su blog CO 2, y cómo no, citaba al equipo de científicos “daneses”:Henrik Svensmark , Eigil Friis-Christensen, Nigel Marsh. En su blog puedes encontrar expuesto y razonado, el punto de vista crítico hacia los catastrofistas.

Y eso es lo que estos años me mantuvo alerta, por qué tanto consenso sobre una teoría …el antropocentrismo, hasta para lo malo. En este caso se trata de la destrucción de nuestro propio hábitat y su efecto colateral, la destrucción de la capa de ozono, y el aumento de la temperatura -¿tan importantes somos?- por una vez ¿no podría ser que nuestra aportación al calentamiento global fuera tan infinitesimal, que no tuviera relevancia?.
Y en esto llegó ¡¡ Al Gore !! y su oscar 2007 al mejor documental -
Una verdad incómoda- no hace falta más que ver el comienzo para darse cuenta de que es fácil convencer cuando unas imágenes hábilmente insertadas impiden que te hagas otras preguntas.

Antón Uriarte dice:
La primera falacia de la película de Al Gore, "Muchas mentiras convenientes", aparece ya en su cartel , que pretende (y lo logra, supongo) que la gente siga creyendo lo que desde hace décadas, con machacona insistencia, nos vienen repitiendo día a día todos los telediarios del mundo: que el CO2 es contaminación.El CO2 es un gas incoloro, invisible, que no se puede filmar.Lo que ahí se ve saliendo de las chimeneas es otra cosa: vapor de agua condensado y humo. Y el humo probablemente enfría, pues ayuda a la formación de nubes bajas que reflejan la luz solar y la devuelven al espacio.En cuanto a que el humo se convierte directamente en un huracán eso es ya una gracieta del vicepresidente, conocido por su gran sentido del humor… (Leer Esto no es CO2 ) .

El «think tank» asegura que la casa de Gore en Belle Meade, a las afueras de Nashville, consumió 20 veces más electricidad en 2006 que la media nacional.

Pues aquí están las respuestas de este geógrafo y climatólogo vasco, Antón Uriarte. Irónico y cáustico a partes iguales. Extraigo los párrafos de los post de su blog:

...En realidad, esto de que los fenómenos extremos aumentan cuando aumenta el efecto invernadero provocado por el CO2 es una nueva gran mentira. La historia del clima prueba que cuando los gases invernadero son menos abundantes y la Tierra en su conjunto está más fría, es cuando más diferencia de temperatura existe entre las latitudes polares y las tropicales. Son esas diferencias térmicas entre unas latitudes y otras las que aumentan los fenómenos extremos. Por el contrario cuando aumentan los gases invernadero, esas diferencias se amortiguan, disminuyen los intercambios bruscos de masas de aire y, en general, se suaviza el clima.(Leer Triple 6).

Como lo horroroso del cambio climático no es evidente, la propaganda trata al CO2 como si fuese un gas contaminante ... para que la gente entienda que es malo, tóxico, venenoso ... La concentración atmosférica de CO2 ha pasado de más o menos 280 ppm (es decir, 280 partes por millón) a 380 ppm en cuestión de uno o dos siglos. Este incremento atribuido al factor humano ha sido por lo tanto de 100 ppm, es decir, 0,1 milésimas del volumen del aire. A la gente se le hace creer que esto es tremendo. 0,1 milésimas! Ya no hay tiempo!. (Leer 0,1 milesimas) .

El 1 de marzo de 2005, por ejemplo, fue un día de mucho frío y de condiciones anticiclónicas tras la llegada de una masa de aire ártica . La demanda se disparó y al mediodía superaba los 40.000 Megawatios de potencia requerida. Pero los molinos estaban ese día de baja laboral, quietos como pasmarotes, produciendo apenas a esa hora unos 1.000 Megawatios. Y no había subvención que los moviera. Hubo, cómo no, que tirar del carbón más que nunca, para que el país no se congelase.La inseguridad de poder contar con ellos para atender los picos de demanda (que es cuando ocurren los apagones) obliga a invertir, además, en la construcción de centrales basadas en otras fuentes de producción eléctrica. Es por eso que la construcción de parques eólicos es un lujo, que al tener que ser subvencionado hace necesaria la excusa de que el CO2 causa un temible cambio climático. (Leer Sin viento).

...la Tierra en su conjunto cada vez está más verde, excepto en las zonas de talas abusivas de bosques y de incendios. Por ejemplo el Sahel (sur del Sahara) está más verde mientras que la productividad fotosintética es menor en los bosques tropicales del Golfo de Guinea, pero no debido al clima sino al consumo de madera. En fin, ignorancia y pleitesía. Así avanzan imparables no los desiertos sino las supersticiones. (Leer ¿Por donde avanzan los desiertos?).

A base de machacarnos con imágenes efectistas, como la de la mirada de desolación que transmite este minero en la portada del Time de Marzo de 1978. Gloria al minero y repudio al carbón: por sucio, anticuado e ineficiente. Mejor una placa fotovoltaica en la ventana, un molinillo en el tejado y una central nuclear en el patio....Pero no. Resulta que esta semana el Time, la nave capitana del emporio Time-Warner-CNN, da un quiebro y publica un importante artículo de dos páginas titulado Coal's Bright Future (El futuro brillante del carbón). Me alegro que por fin se reconoce que el carbón es un combustible barato, abundante, bien repartido y cuyas existencias conocidas dan aún para varios siglos.(Leer Carbón brillante) .
El CO2 ha incrementado su concentración en toda la atmósfera de forma homogénea, de tal manera que ahora el aire sobre el Polo Norte contiene el mismo exceso de ese gas que el contiene el aire sobre el Polo Sur. Sin embargo las tendencias de la temperatura en ambos polos son muy diferentes.(Leer Un polo sí y el otro no y El hielo del Artico).
Hay cientos de artículos publicados por ahí que tratan sobre el hecho archiconocido por los entendidos de que el aumento de la concentración atmosférica de CO2 favorece y favorecerá la producción agrícola, gracias a dos fenómenos importantes: a) el aumento del CO2 intensifica la fotosíntesis; b) el aumento del CO2, al cerrar los estomas, favorece que las plantas pierdan menos agua por evaporación y las hace más resistentes a las sequías. Pero de esto a la gente no se le dice nada. Por fin Science publica algo, pero nos avisa ya desde el título que el beneficio será menor de lo esperado. Por si acaso nos relajamos. (Leer Revistas )


(…) un artículo del semanario Time , en el que se asustaba al personal con el advenimiento de una nueva glaciación inminente (1974) ...
El cambio climático aparentemente está conectado con las diferentes cantidades de energía que la Tierra recibe del Sol(...) . El hombre puede ser de alguna manera responsable de la tendencia de enfriamiento global.The University of Wisconsin's Reid A. Bryson y otros climatólogos ,sugieren que el polvo y otras partículas emitidas a la atmósfera, como resultado de la combustión, pueden estar bloqueando la luz solar,e impidiendo que alcance la superficie de la Tierra (...). Los científicos estiman que una reducción de solamente un 1% de la luz solar que alcanza el suelo podría desequilibrar el clima y llevarlo cuesta abajo hacia una nueva glaciación que se alcanzaría en unos pocos cientos de años".
El artículo acaba con un aviso : "No creo que la población humana actual sea sostenible si hay seguidos más de tres años como este de 1972".(Leer La emigración del armadillo ).
Como todos los otoños, este año no ha faltado a la cita, como solemos decir los cursis, el famosísimo agujero de ozono de la Antártida. El tal agujero es en realidad la forma de denominar a la región en donde la concentración de ozono es menor a las 220 unidades dobson (lo que viene a ser unos 2,2 milímetros de espesor). ..Luego ya el "problema" del agujero de ozono dejó de ser interesante y se pasó a lo del "calentamiento global". Es más, hablar del asunto de la disminución del ozono estratosférico resulta un poco incómodo porque en realidad , en contra de todo lo que los medios han transmitido durante años, son dos catástrofes contradictorias: la disminución del ozono estratosférico enfría la troposfera, ya que su potente efecto invernadero se reduce. (Leer ¿Agujero de ozono? Bien,gracias ).
Tanto en los Estados Unidos como en Australia, en donde también la importancia del carbón es enorme (produce el 85% de su electricidad y representa el primer producto de exportación), se desarrollan en la actualidad costosos proyectos de investigación (FutureGen y Coal21) con el fin de obtener bajas emisiones atmosféricas de CO2 sin renunciar a su utilización en centrales térmicas, por ejemplo en aquéllas de nueva generación en donde el carbón se gasifica antes de ser quemado en turbinas de ciclo combinado (centrales IGCC). Dos de estas centrales pilotos existen también en Europa, una en Holanda y otra en España (Puertollano). También se desarrollan sistemas de enterramiento geológico del CO2 producido, que de esta forma no llega a emitirse. Uno de los métodos es el de la inyección y secuestro de CO2 en los propios pozos de petróleo y de gas explotados. .. ( Leer España se pasa y El Protocolo de Kioto ).
... en 1995 publiqué un libro "Ozono, la catástrofe que no llega" explicando este asunto desde el punto de vista químico, meteorológico y económico y político. Así que no me apetece mucho repetirme. Sólo recordar que el Protocolo de Montreal que prohibió la fabricación e CFC's se firmó en 1987, es decir hace casi 20 años. Este tratado, que los ecologistas de Greenpeace ensalzan como modelo, tuvo como máxima impulsora a Margaret Thatcher, que en todo momento fue apoyada por la gran industria química y en especial por la imperial empresa británica ICI (Imperial Chemical Industries). A ICI y a la americana Dupont, que casi mantenían el monopolio en la fabricación de los "nocivos" CFC's no les importaba sustituirlos por los "amigables" HCFC's, que también iban a fabricar y vender ellas, mejorando el negocio. Y no les ha ido mal.
Resulta que hoy he visto que el pasado día 24 el "agujero de ozono" de la Antártida batió su record de extensión y no he visto en ningún periódico ni televisión la noticia. A la vez que ocurre esto, la banquisa de hielo de la Antártida ha alcanzado en Septiembre una extensión máxima.La noticia no ha aparecido en la prensa porque la NASA, tan objetiva institución, no lo ha creído conveniente. Desde hace 20 años se miente a la gente haciéndole creer que el "agujero de ozono" achicharra la Tierra, haciéndonos callar o que se oiga poquito a los "pagados por la Exxon"(--¿Exxon ofrece 10.000 dólares a quien niegue el calentamiento?), que decimos que esto es un cuento desde hace también unos 20 años.Es posible que el máximo de hielo de la banquisa en la Antártida y el máximo de extensión del agujero estén conectados (por razones circulatorias probablemente: una intensificación del vórtice circumpolar antártico). Pero la conexión enfriamiento-agujero de ozono es justo lo contrario de la mentira con la que durante dos décadas se nos ha machacado. (Leer El agujero de Ozono ).

Para los políticos europeos el carbón no existe. Y para los españoles aún menos. Leo hoy un aburrido artículo de Felipe Gonzalez titulado "Energía y democracia" en el que defiende —ya casi a las claras— la proliferación de la energía nuclear. Sobre los incovenientes de esta opción sólo menciona el asunto de qué hacer con los residuos radiactivos. No menciona el carbón en ninguna parte del artículo.
Se le pasa mencionar que el desarrollo masivo de la energía nuclear lleva implícita la fabricación también masiva de uranio enriquecido (en donde el isótopo fisible uranio-235, alcance al menos una concentración del 3% del uranio total). Pasa por alto y parece no haberse enterado cuando estuvo en Irán —Javier Solana sí lo ha hecho en otras declaraciones— de que el enriquecimiento de uranio es el paso necesario para la fabricación de armas nucleares. Actualmente el enriquecimiento de uranio está en manos de unas pocas empresas y de unos pocos países. El principal de ellos es Francia, que en su empresa Eurodif, situada en Tricastin, en la dulce Provenza, fabrica el suministro de uranio ernriquecido para unas 100 centrales nucleares de 1.000 Mw de potencia cada una (las suyas y otras más).
Actualmente el carbón sirve de fuente para la producción del 39 % de la electricidad global y Asia consume el 58 % del total. La producción de carbón crece cada año un 1,5 % y se espera que lo siga haciendo. Pero para los europeos no existe. (Leer
El carbón no existe ).
Ayer domingo destacaba en la portada de "El País" una fotografía tenebrista de la central térmica de carbón de As Pontes. Bajo la imagen se escribía una leyenda acusatoria: "Esta central emite más CO2 que 2,4 millones de coches". Curiosamente en la fotografía de la portada no se ve la punta de la chimenea, que es por donde sale el CO2 (y es que el CO2 no se ve). Pero sí el vapor de agua condensado que sale de las dos torres de refrigeración. Para dar la impresión de mucha contaminación. Truquillos periodísticos.(...)Por ejemplo que As Pontes ("una herida en el paisaje") produce un 5% de la electricidad que se consume en España. Y que el CO2 que emite la central al año es de más de 10 millones de toneladas.Lo que no dice es que ese porcentaje de electricidad producida por la central, ella sola, es el mismo más o menos que el producido por los miles de generadores eólicos que se han instalado por todas partes.Tampoco dice que la cantidad de CO2 que emitimos los españoles sólo por respirar es mayor que la que emite la central. Si multiplicamos 1 kg/día por 40 millones de españoles, la ciudadanía española produce unos 14 millones de toneladas de CO2 al año.Nota: que no cunda el pánico, que nadie deje de respirar: el balance neto del carbono que entra en el cuerpo con la comida y el que se emite con la respiración es igual a cero .(Leer As Pontes ).
Ah! Hoy hay "apagón mundial", a las ocho de la noche. Una iniciativa que proviene de Francia, en donde hasta las luces de la Torre Eiffel dejarán de estar iluminadas durante cinco minutos. Ya lo veremos en televisión. Qué emoción!Uf, qué asquito... Dicen que será mundial ... ¿Qué apagarán, me pregunto, los 2.000 millones de personas que viven aún sin electricidad?. (Leer Groenlandia no se derrite, ( o sí ? ) ).


Hace unos años, cuando la histeria, la conveniencia y la mentira no había llegado al paroxismo actual, la NASA publicó un estudio titulado Global Garden Grows Greener ("El Jardín Global crece más verde") en el que se mostraba a partir de imágenes de satélite el cambio habido en la productividad vegetal en los casi 20 años que iban de 1982 a 1999. ...Las observaciones por satélite nos han revelado que en esos 20 años la productividad de las plantas terrestres aumentó globalmente en un 6 %. El aumento de la concentración atmosférica de CO2 y un cierto calentamiento, acompañado de más humedad, contribuirían probablemente a ese aumento de la biomasa vegetal. La Tierra no se está desertizando.
Hoy leo en la prensa que la ONU pretende plantar mil millones de árboles en 2007. Se dice que así disminuirá el CO2 atmosférico y se supone que así disminuirá el calentamiento. Esto contradice lo que sabemos de los ciclos glaciales y de la alternancia de períodos fríos y cálidos.En los tiempos fríos, en los que la temperatura media global era más baja, la vegetación terrestre era mucho más escasa. En los tiempos cálidos mucho más abundante. En los tiempos cálidos los desiertos se encogían y las selvas aumentaban su extensión; la rala vegetación de la tundra era sustituida por bosques de taiga.El verde, probablemente calentaba. El color verde de los nuevos bosques, que sustituía el color blanquecino de las tierras sin vegetación provocaba una mayor absorción terrestre del calor solar (disminuía el "albedo" del suelo). En general, el "consenso" es que una tierra más verde es una tierra más caliente. Pero nadie se lo explica a los políticos, tan ignorantes los pobres.(Leer Más verde, más caliente ).

Desde hace unas décadas un grupo de físicos daneses se empeñan en demostrar que el calentamiento del siglo XX está ligado a la disminución de las nubes bajas, lo cual a su vez es una consecuencia de la disminución durante ese siglo de la radiación cósmica que llega a la Tierra. Según ellos la radiación cósmica provoca una suelta de electrones en la atmósfera que, por un proceso catalítico e ionizante, ayuda al ensamblaje de aerosoles atmosféricos (especialmente los derivados del azufre) creando "núcleos de condensación". La mayor o menor llegada de estos rayos cósmicos depende de la actividad geomagnética del Sol. El aumento de la actividad solar durante el siglo XX habría llevado a una disminución de la radiación cósmica y a una disminución de las nubes bajas. Al final, en superficie, más insolación y más calor. La cosa todavía no está clara, pues es difícil comprobar que las nubes bajas han disminuído. (Leer Nubes y radiación cósmica ).
...estos días también retoma fuerza la teoría danesa de que la disminución de la radiación cósmica durante el siglo XX ha contribuido a que hayan disminuído las nubes bajas. Ese tipo de radiación contribuye a hacer más efectivos a los aerosoles del aire en su labor de núcleos de condensación.(Leer Las nubes importan ).



Historia del Clima de la Tierra
PaleoclimatologíaDanish National Space Center ( Rayos cósmicos )