29 de enero de 2009

OCCUPATiON 101: Voices of the Silenced Majority


OCCUPATiON 101: Voices of the Silenced Majority (documental completo)
________________
.














Occupation 101: Voices of the Silenced Majority (YouTube/subtítulos español)

Personalidades entrevistadas en Occupation 101:

Dr. Albert Aghazarian.- James Akins.- Rabbi Arik Ascherman .- Dr. William Baker .- Bishop Allen Bartlett, Jr. .- Phyllis Bennis.- Peter Boukaert .- Sharon Burke .- Noam Chomsky .-Father Drew Christiansen.- Cindy & Craig Corrie.- Douglas Dicks .- Richard Falk.- Paul Findley.-Thomas Getman .- Neta Golan.- Jeff Halper.- Amira Hass.- Doug Hostetter.- Kathy Kamphoefner.- Adam Keller.- Hava Keller.- Rashid Khalidi .- Peretz Kidron .- Rabbi Michael Lerner .- Rabbi Rebecca Lillian.- Roger Normand.- Allegra Pacheco.- Ilan Pappe.- Dr. Iyad Sarraj.- Yael Stien .- Gila Svirsky.- Edward Walker.- Alison Weir

Documental sobre la actualidad(2006) y las raíces históricas del conflicto palestino-israelí. Se detalla la vida bajo el gobierno militar israelí, el papel de los Estados Unidos en el conflicto, y los principales obstáculos que se interponen en el camino de una paz duradera y viable. Las raíces del conflicto se explican a través de testimonios de académicos, activistas por la paz, periodistas, líderes religiosos y los trabajadores humanitarios cuyas voces han sido reprimidas con demasiada frecuencia en los medios de comunicación.

La primera ola de inmigración judía de Europa en los años 1880, las tensiones de 1920, la guerra de 1948, la guerra de 1967, la primera Intifada de 1987, el proceso de paz de Oslo, asentamientos judíos, el papel del Gobierno de los Estados Unidos, la segunda Intifada del año 2000, el muro, así como testimonios de las víctimas de esta tragedia.


25 de enero de 2009

Historia World Trade Center 1966-2001


 
__________________________
 

Vídeos: Detalles construcción World Trade Center
Arquitecto Torres Gemelas (WTC) : Minoru Yamasaki


Boeing 767, vuelo 11 American Airlines, salió de Boston hacia Los Ángeles a las 07:59.El avión fue secuestrado 15 minutos después. Se estrelló contra la Torre Norte de lasTorres Gemelas, volando a 708 kilómetros por hora, a las 08:47. La torre se desploma a las 10:28.
Boeing 767, vuelo 175 United Airlines, salió de Boston a las 07:59. El avión fue secuestrado media hora después. Se estrelló contra la Torre Sur de las Torres Gemelas, volando a 870 kilómetros por hora, a las 09:03. La torre se desploma a las 10:00.

Boeing 757, vuelo 77 American Airlines, salió del aeropuerto Dulles de Washington a las 08:20 con destino a Los Ángeles. El secuestro comenzó una media hora después. A las 09:38 el avión se estrelló contra el Pentágono, volando a 850 kilómetros por hora.

Boeing 757, vuelo 93 United Airlines, salió a las 08:42 de Newark, Nueva Jersey, con destino a San Francisco. Los secuestradores se pusieron en acción tres cuartos de hora más tarde. El avión se estrelló a las 10:02 contra un campo, en Shanksville, Pennsylvania.


Documental realizado por la BBC, con la reconstrucción parcial de los hechos, basándose en testimonios y expertos, analiza los detalles constructivos




11' 09" 01 September 11: película colectiva, compuesta por 11 cortometrajes dirigidos por 11 cineastas

World Trade Center - New York 1998 (vídeo)


Silverstein Properties arrendó por un periodo de 99 años el complejo del World Trade Center a la Autoridad portuaria de Nueva York y Nueva Yersey en julio del 2001, apenas dos meses antes de que los dos aviones comerciales secuestrados destruyeran las Torres Gemelas(WTC 1 y 2) y otros edificios próximos.

En el momento de los atentados terroristas no se habían firmado aún todas las pólizas de seguros que cubrirían el complejo, lo que dio lugar a una intensa y agria disputa posterior en los tribunales entre la compañía de Larry Silverstein y las empresas de seguros implicadas: Travelers, Zurich American Insurance, Swiss Reinsurance, Employers Insurance Company of Wausau, Allianz Global Risks US, Industrial Risk Insurers y Royal Indemnity.
Las Torres Gemelas fueron aseguradas por un valor de 3.500 millones de dólares.


Silverstein reclamó indemnizaciones por valor de 7.000 millones de dólares con el argumento de que el atentado contra las Torres Gemelas constituían dos ataques terroristas distintos.

Sin embargo, un tribunal dictaminó en diciembre del 2004 que Larry Silverstein y sus asociados tenían derecho a percibir un máximo de 4.680 millones de dólares.

En septiembre del 2006, Silverstein Properties y la Autoridad portuaria llegaron a un acuerdo por el que la entidad biestatal levantaría la Freedom Tower, el edificio más alto y más simbólico en la zona y otro rascacielos, mientras que el promotor neoyorquino Larry Silverstein construiría otros 3 edificios. Además han acordado repartir los fondos de las aseguradoras de forma que Silverstein Properties recibirá alrededor de un 56 por ciento de las compensaciones y la Autoridad portuaria un 44 por ciento. ‘Este acuerdo pone fin a la última incertidumbre acerca de la reconstrucción del WTC y permitirá que la edificación siga adelante a pleno ritmo’. Fuente: /www.defensordelasegurado.com/?p=194

Actualización, 11 septiembre de 2009: World Trade Center Siglo XXI

Actualización, septiembre de 2011: WTC 2011 WORLD TRADE CENTER


Freedom Tower: www.nyc-tower.com




24 de enero de 2009

United States: The Israel Lobby

.


Documental: The Israel Lobby, ha sido realizado por la televisión pública de Holanda(2007) . /VPRO-Tegenlincht, Neederland

Desde hace muchos años la política exterior norteamericana se ha caracterizado por el fuerte vínculo entre los Estados Unidos de América e Israel.

¿El lobby pro-Israel es tan fuerte, financiera y políticamente, que la relación con Israel es un tabú y, por tanto, no se mencionan? ¿Y qué ocurre con aquellos que se atreven a exponerlo públicamente?.


El documental "The Israel Lobby" arroja luz sobre las dos partes implicadas en el debate: los que desean mantener el fuerte vínculo entre los EE UU e Israel (neocon Richard Perle, televangelista John Hagee, o la organización AIPAC-American Israel Public Affairs Committee), y aquellos que fueron críticos y no con poca frecuencia se convirtieron en "víctimas".
El miembro del Congreso de Alabama, Earl Hilliard, abogó por un acercamiento con el mundo árabe y de inmediato fue derrocado por un adversario político que tenía el apoyo de AIPAC.
El director de 'Human Rights Watch', Kenneth Roth, fue atacado personalmente después de haber criticado la violencia que Israel había utilizado en la "guerra" contra el Líbano el verano de 2006.

Finalmente se plantea la cuestión de hasta qué punto el lobby pro-Israel determina la importancia política y militar de Israel. El coronel Lawrence Wilkerson, explica cómo el grupo de presión afecta a la influencia de la estructura de toma de decisiones en la Casa Blanca. El lobby pro-Israel, el Congreso, la Casa Blanca y el propio Israel parecen haber acabado en un abrazo asfixiante: nunca va a cambiar?.




Cada miembro del Congreso de EE UU recibe el periódico informativo del AIPAC, "Near East Report". Podemos leer un artículo, noviembre-diciembre 2008, dedicado a la victoria de Barack Obama sobre John McCain:

El presidente electo Obama posee vínculos de larga data con la comunidad norteamericana que está a favor de Israel, los cuales se remontan a los primeros años de su puesto público en Illinois. Luego de anunciar su candidatura para la presidencia, Obama pronunció su primer discurso importante sobre política exterior ante una audiencia de miembros de AIPAC en Chicago. La mañana siguiente a que se convirtiera en el presunto candidato demócrata, hizo sus primeros comentarios públicos en la Conferencia política de AIPAC. "Sé que cuando visito AIPAC estoy entre amigos" expresó Obama ante los 7000 delegados de la conferencia realizada en junio, "buenos amigos , amigos que comparten mi firme compromiso en cuanto a garantizar que el lazo entre Estados Unidos e Israel sea indestructible hoy, mañan y siempre".
Obama se comprometió a que, de ser elegido presidente, "jamás asumiría ningún compromiso que pusiera en riesgo la seguridad de Israel" y " haría todo cuanto estuviera a su alcance para detener a Irán" en su búsqueda de armamento nuclear. También prometió implementar un memorándum de entendimiento que provea a Israel de 30 mil millones de dólares en asistencia para la seguridad durante los próximos diez años. 


Discurso Barack Obama, Conferencia política AIPAC ( Washington, junio de 2008)



En España, a propósito del asedio de Gaza por parte del ejército israelí, Iñaki Gabilondo emitió su opinión personal desde Cuatro TV, tras recibir un comunicado de la Federación de Comunidades Judías de España 'advirtiéndole' del carácter anti-semita de algunas aseveraciones acerca del pueblo judío y del gobierno de Israel.


23 de enero de 2009

Por si acaso...Obama repite juramento


Audio del nuevo juramento de Barack Obama, 21 de enero de 2009:

video


Obama ha vuelto a jurar su cargo ante el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, por precaución tras el error del juez en la ceremonia de investidura que alteró una frase del texto constitucional.

El escenario fue la Casa Blanca frente a un grupo de reporteros. No se permitió la presencia de cámaras de televisión ni fotógrafos. Estuvieron presentes personas cercanas a Obama, así como el fotógrafo de la Casa Blanca.

"¿Está listo para prestar juramento?", preguntó John Roberts.

"Sí, lo estoy", dijo Obama. "Y lo vamos a hacer muy lentamente".

El presidente dijo que no llevaba su Biblia consigo, pero que el juramento es vinculante de cualquier manera.

Tomado de



20 de enero de 2009

Discurso de investidura del presidente Barack Hussein Obama

.
Vídeo RTVE: Juramento y discurso de investidura íntegro Barack Hussein Obama(traducido español)

Actualización: Obama repite el juramento para evitar suspicacias, debido al error cometido durante el acto de investidura.

Vídeo (anécdota) RTVE: Soy zurdo , váyanse acostumbrando!

Discurso investidura transcrito ( inglés):
www.rtve.es/noticias/20090120/discurso-integro-ingles-investidura-obama/222121.shtml

Discurso transcrito (español):

Compatriotas

Me encuentro hoy aquí con humildad ante la tarea que enfrentamos, agradecido por la confianza que me ha sido otorgada, consciente de los sacrificios de nuestros antepasados.
Agradezco al presidente Bush su servicio a nuestra nación, así como la generosidad y cooperación que ha demostrado a lo largo de esta transición. Ya son 44 los norteamericanos que han hecho el juramento presidencial. Estas palabras han sido pronunciadas durante mareas de prosperidad y aguas tranquilas de la paz. Y, sin embargo, a veces el juramento se hace en medio de nubarrones y furiosas tormentas.

En estos momentos, Estados Unidos se ha mantenido no sólo por la pericia o visión de los altos cargos, sino porque nosotros, el pueblo, hemos permanecido fieles a los ideales de nuestros antecesores y a nuestros documentos fundacionales. Así ha sido. Y así debe ser con esta generación de norteamericanos.

Que estamos en medio de una crisis es algo muy asumido. Nuestra nación está en guerra frente a una red de gran alcance de violencia y odio. Nuestra economía está gravemente debilitada, como consecuencia de la codicia y la irresponsabilidad de algunos, pero también por el fracaso colectivo a la hora de tomar decisiones difíciles y de preparar a la nación para una nueva era. Se han perdido casas y empleos y se han cerrado empresas.

Nuestro sistema de salud es caro; nuestras escuelas han fallado a demasiados; y cada día aporta nuevas pruebas de que la manera en que utilizamos la energía refuerzan a nuestros adversarios y amenazan a nuestro planeta. Estos son los indicadores de una crisis, según los datos y las estadísticas. 

Menos tangible pero no menos profunda es la pérdida de confianza en nuestro país - un temor persistente de que el declive de Estados Unidos es inevitable y de que la próxima generación debe reducir sus expectativas. Hoy os digo que los desafíos a los que nos enfrentamos son reales. Son graves y son muchos. No los enfrentaremos fácilmente o en un corto periodo de tiempo. Pero Estados Unidos debe saber que les haremos frente.

Hoy nos reunimos porque hemos elegido la esperanza sobre el temor, la unidad de propósitos sobre el conflicto y la discordia.

Hoy hemos venido a proclamar el fin de las quejas mezquinas y las falsas promesas, de las recriminaciones y los dogmas caducos que durante demasiado tiempo han estrangulado a nuestra política.

Seguimos siendo una nación joven, pero, según las palabras de las Escrituras, ha llegado el momento de dejar de lado los infantilismos. Ha llegado el momento de reafirmar nuestro espíritu de firmeza: de elegir nuestra mejor historia; de llevar hacia adelante ese valioso don, esa noble idea que ha pasado de generación en generación: la promesa divina de que todos son iguales, todos son libres y todos merecen la oportunidad de alcanzar la felicidad plena. Al reafirmar la grandeza de nuestra nación, somos conscientes de que la grandeza nunca es un regalo. Debe ganarse. 

Nuestro camino nunca ha sido de atajos o de conformarse con menos. No ha sido un camino para los pusilánimes, para los que prefieren el ocio al trabajo o buscan sólo los placeres de la riqueza y la fama. Más bien, han sido los que han asumido riesgos, los que actúan, los que hacen cosas -algunos de ellos reconocidos, pero más a menudo hombres y mujeres desconocidos en su labor, los que nos han llevado hacia adelante por el largo, escarpado camino hacia la prosperidad y la libertad.

Por nosotros se llevaron sus pocas posesiones materiales y viajaron a través de los océanos en busca de una nueva vida.
Por nosotros trabajaron en condiciones infrahumanas y se establecieron en el oeste; soportaron el látigo y araron la dura tierra.
Por nosotros lucharon y murieron en lugares como Concord y Gettysburg, Normandía y Khe Sahn.
Una y otra vez estos hombres y mujeres lucharon y se sacrificaron y trabajaron hasta tener llagas en las manos para que pudiéramos tener una vida mejor. Veían a Estados Unidos más grande que la suma de nuestras ambiciones individuales, más grande que todas las diferencias de origen, riqueza o facción. Este es el viaje que continuamos hoy.

Seguimos siendo la nación más próspera y poderosa de la Tierra. Nuestros trabajadores no son menos productivos que cuando empezó esta crisis. Nuestras mentes no son menos inventivas, nuestros bienes y servicios no son menos necesarios que la semana pasada, el mes pasado o el año pasado. Nuestra capacidad no ha disminuido. Pero el tiempo del inmovilismo, de la protección de intereses limitados y de aplazar las decisiones desagradables, ese tiempo seguramente ha pasado.

A partir de hoy, debemos levantarnos, sacudirnos el polvo y
volver a empezar la tarea de rehacer Estados Unidos. Porque allí donde miremos, hay trabajo que hacer. El estado de la economía requiere una acción audaz y rápida y actuaremos no sólo para crear nuevos empleos sino para levantar nuevos cimientos para el crecimiento. Construiremos carreteras y puentes, las redes eléctricas y las líneas digitales que alimentan nuestro comercio y nos mantienen unidos.

Pondremos a la ciencia en el lugar donde se merece y aprovecharemos las maravillas de la tecnología para aumentar la calidad de la sanidad y reducir su coste. Utilizaremos el sol, el viento y la tierra para alimentar a nuestros automóviles y hacer funcionar nuestras fábricas. Y transformaremos nuestras escuelas y universidades para hacer frente a las necesidades de una nueva era. Todo esto podemos hacerlo. Y todo esto lo haremos.

Algunos cuestionan la amplitud de nuestras ambiciones y sugieren que nuestro sistema no puede tolerar demasiados grandes planes. Sus memorias son cortas. Porque han olvidado lo que este país ya ha hecho; lo que hombres y mujeres libres pueden lograr cuando la imaginación se une al interés común y la necesidad a la valentía.
Lo que no entienden los cínicos es que el terreno que pisan ha cambiado y que los argumentos políticos estériles que nos han consumido durante demasiado tiempo ya no sirven.

La pregunta que nos hacemos hoy no es si nuestro gobierno es demasiado grande o pequeño, sino si funciona -ya sea para ayudar a las familias a encontrar trabajos con un sueldo decente, cuidados que pueden pagar y una jubilación digna. 

Allí donde la respuesta es sí, seguiremos avanzando y allí donde la respuesta es no, pondremos fin a los programas. Y a los que manejamos el dinero público se nos pedirán cuentas para gastar con sabiduría, cambiar los malos hábitos y hacer nuestro trabajo a la luz del día, porque sólo entonces podremos restablecer la confianza vital entre un pueblo y su gobierno

La cuestión para nosotros tampoco es si el mercado es una fuerza del bien o del mal. Su poder para generar riqueza y expandir la libertad no tiene rival, pero esta crisis nos ha recordado a todos que sin vigilancia, el mercado puede descontrolarse y que una nación no puede prosperar durante mucho tiempo si favorece sólo a los ricos. El éxito de nuestra economía siempre ha dependido no sólo del tamaño de nuestro Producto Nacional Bruto, sino del alcance de nuestra prosperidad, de nuestra habilidad de ofrecer oportunidades a todos los que lo deseen, no por caridad sino porque es la vía más segura hacia el bien común.

En cuanto a nuestra defensa común, rechazamos como falsa la elección entre nuestra seguridad y nuestros ideales. Nuestros padres fundadores, enfrentados a peligros que apenas podemos imaginar, redactaron una carta para garantizar el imperio de la ley y los derechos humanos, una carta que se ha expandido con la sangre de generaciones. Esos ideales aún alumbran el mundo y no renunciaremos a ellos por conveniencia.

Y a los otros pueblos y gobiernos que nos observan hoy, desde las grandes capitales al pequeño pueblo donde nació mi padre: sabed que América es la amiga de cada nación y cada hombre, mujer y niño que persigue un futuro de paz y dignidad y de que estamos listos a asumir el liderazgo una vez más.

Recordad que generaciones anteriores se enfrentaron al fascismo y al comunismo no sólo con misiles y tanques, sino con sólidas alianzas y firmes convicciones. Comprendieron que nuestro poder solo no puede protegernos ni nos da derecho a hacer lo que nos place. Sabían por contra que nuestro poder crece a través de su uso prudente, de que la seguridad emana de la justicia de nuestra causa, la fuerza de nuestro ejemplo y las cualidades de la templanza, la humildad y la contención. Somos los guardianes de este patrimonio. Guiados de nuevo por estos principios, podemos hacer frente a esas nuevas amenazas que exigen aún mayor esfuerzo - incluso mayor cooperación y entendimiento entre las naciones.

Comenzaremos a dejar Irak, de manera responsable, a su pueblo, y forjar una paz ganada con dificultad en Afganistán
. Con viejos amigos y antiguos contrincantes, trabajaremos sin descanso para reducir la amenaza nuclear y hacer retroceder el fantasma de un planeta que se calienta.

No vamos a pedir perdón por nuestro estilo de vida, ni vamos a vacilar en su defensa, y para aquellos que pretenden lograr su fines mediante el fomento del terror y de las matanzas de inocentes, les decimos desde ahora que nuestro espíritu es más fuerte y no se lo puede romper; no podéis perdurar más que nosotros, y os venceremos. Porque sabemos que nuestra herencia multiétnica es una fortaleza, no una debilidad. Somos una nación de cristianos y musulmanes, judíos y e hindúes - y de no creyentes. Estamos formados por todas las lenguas y culturas, procedentes de cada rincón de esta Tierra; debido a que hemos probado el mal trago de la guerra civil y la segregación, y resurgido más fuertes y más unidos de ese negro capítulo, no podemos evitar creer que los viejos odios se desvanecerán algún día, que las lineas divisorias entre tribus pronto se disolverán; que mientras el mundo se empequeñece, nuestra humanidad común se revelará; y América tiene que desempeñar su papel en el alumbramiento de una nueva era de paz.

Al mundo musulmán, buscamos un nuevo camino adelante, basado en el interés mutuo y el respeto mutuo. A aquellos líderes en distintas partes del mundo que pretenden sembrar el conflicto, o culpar a Occidente de los males de sus sociedades - sepáis que vuestros pueblos os juzgarán por lo que que podesis construir, no por lo que destruyais.

A aquellos que se aferran al poder mediante la corrupción y el engaño y la represión de la disidencia, teneis que saber que estáis en el lado equivocado de la Historia; pero os tenderemos la mano si estáis dispuestos a abrir el puño.

A los pueblos de las naciones más pobres, nos comprometemos a colaborar con vosotros para que vuestras granjas florezcan y dejar que fluyan aguas limpias; dar de comer a los cuerpos desnutridos y alimentar las mentes hambrientas.

Y a aquellas naciones que, como la nuestra, gozan de relativa abundancia, les decimos que no nos podemos permitir más la indiferencia ante el sufrimiento fuera de nuestras fronteras, ni podemos consumir los recursos del mundo sin tomar en cuenta las consecuencias. Porque el mundo ha cambiado, y nosotros tenemos que cambiar con él.

Al contemplar la ruta que se despliega ante nosotros, recordamos con humilde agradecimiento aquellos estadounidenses valientes quienes, en este mismo momento, patrullan desiertos lejanos y montañas distantes. Tienen algo que decirnos, al igual que los héroes caídos que yacen en (el cementerio nacional de) Arlington susurran desde los tiempos lejanos. Les rendimos homenaje no sólo porque son los guardianes de nuestra libertad, sino también porque encarnan el espíritu de servicio; la voluntad de encontrar sentido en algo más grande que ellos mismos.

Sin embargo, en este momento -un momento que definirá una generación- es precisamente este espíritu el que tiene que instalarse en todos nosotros. Por mucho que el gobierno pueda y deba hacer, en última instancia esta nación depende de la fe y la decisión del pueblo estadounidense. Es la bondad de acoger a un extraño cuando se rompen los diques, la abnegación de los trabajadores que prefieren recortar sus horarios antes que ver a un amigo perder su puesto de trabajo, lo que nos hace superar nuestros momentos más oscuros. Es la valentía del bombero al subir una escalera llena de humo, pero también la voluntad del progenitor de cuidar a un niño, lo que al final decide nuestra suerte. 

Nuestros desafíos podrán ser nuevos. Las herramientas con que los hacemos frente podrán ser nuevas. Pero esos valores sobre los que depende nuestro éxito - el trabajo duro y la honestidad, la valentía y el juego limpio, la tolerancia y la curiosidad, la lealtad y el patriotismo - esas cosas son viejas. Esas cosas son verdaderas. Han sido la fuerza silenciosa detrás de nuestro progreso durante toda nuestra historia. Lo que se exige, por tanto, es el regreso a esas verdades. Lo que se nos pide ahora es una nueva era de responsabilidad - un reconocimiento, por parte de cada estadounidense, de que tenemos deberes para con nosotros, nuestra nación, y el mundo, deberes que no admitimos a regañadientes, sino que acogemos con alegría, firmes en el conocimiento de que no hay nada tan gratificante para el espíritu, tan representativo de nuestro carácter que entregarlo todo en una tarea difícil. 

Este es el precio y la promesa de la ciudadanía. Esta es la fuente de nuestra confianza - el saber que Dios nos llama a dar forma a un destino incierto. 

Este es el significado de nuestra libertad y de nuestro credo - por lo que hombres y mujeres y niños de todas las razas y de todas las fes pueden unirse en una celebración a lo largo y ancho de esta magnífica explanada, por lo que un hombre cuyo padre, hace menos de 60 años, no habría sido servido en un restaurante ahora está ante vosotros para prestar el juramento más sagrado. Así que, señalemos este día haciendo memoria de quiénes somos y de lo largo que ha sido el camino recorrido.

En el año del nacimiento de América, en uno de los más fríos meses, una reducida banda de patriotas se juntaba ante las menguantes fogatas en las orillas de un río helado. La capital se había abandonado. El enemigo avanzaba. La nieve estaba manchada de sangre. En un momento en que el desenlace de nuestra revolución estaba más en duda, el padre de nuestra nación mandó que se leyeran al pueblo estas palabras:
"Que se cuente al mundo del futuro que en las profundidades del invierno, cuando nada salvo la esperanza y la virtud podían sobrevivir ... la urbe y el país, alarmados ante un peligro común, salieron a su paso." América.

Ante nuestros peligros comunes, en este invierno de nuestras privaciones, recordemos esas palabras eternas. Con esperanza y virtud, sorteemos nuevamente las corrientes heladas, y aguantemos las tormentas que nos caigan encima. 

Que los hijos de nuestros hijos digan que cuando fuimos puestos a prueba nos negamos a permitir que este viaje terminase, no dimos la vuelta para retroceder, y con la vista puesta en el horizonte y la gracia de Dios encima de nosotros, llevamos aquel gran regalo de la libertad y lo entregamos a salvo a las generaciones venideras.

Gracias, que Dios os bendiga, que Dios bendiga a América.

Tomado de www.rtve.es/noticias/20090120/discurso-completo-espanol-toma-posesion-obama/222148.shtml

Discurso transcrito inglés: www.rtve.es/noticias/20090120/discurso-integro-ingles-investidura-obama/222121.shtml

Barack Hussein OBAMA

www.whitehouse.gov/

The White House Blog

The Official Channel of the White House - YouTube

Curiosidades en vídeo (RTVE): Michelle y Barack Obama a ritmo de Blues


19 de enero de 2009

Barack Obama 44º Presidente de EE UU

obama-44-presidente-eeuu

Ilustración presidentes EE UU, de Patrick Moberg

Discurso investidura íntegro(inglés) Barack Obama, 20 de enero de 2009

Discurso investidura íntegro(español) Barack Obama, 20 de enero de 2009




Detalles de la investidura de Barack Obama a través de Internet:







The Australian:







Flickr:

obama-sderot-2008




Barack Obama y la nueva página oficial de la Casa Blanca: