4 de agosto de 2009

Ladran, señal de que cabalgamos


La vida cosmopolita, agitada, turbulenta, de continua peregrinación, no sirvió para crearle una experiencia práctica. Fue Rubén (Darío) explotado de muchos, víctima de bastantes y hasta juguete de algunos, que quisieron divertirse con él como Sansón Carrasco con Don Quijote.
Pero siempre estuvo por encima de todas estas miserias. Al sentirse burlado o explotado supo oponer siempre con orgullo santo el gesto despectivo de quien tiene confianza en sí mismo y está seguro de su propio valer.
Ladran; señal de que cabalgamos.
Ésta era su contestación cada vez que se enteraba de una befa o de una injuria.
Recuerdo a muchos de aquellos perros ladradores. Unos han muerto en el más completo olvido. La mayor parte se han obscurecido. Algunos intentaban todavía, aunque débilmente, lanzar su estridente e inútil ladrido a la luna. Extracto de «El íntimo» de Nilo Fabra [necrológica incluida en La ofrenda de España a Rubén Darío, 1916]


Sobre Nilo Fabra: Figura imprescindible para el desarrollo del nuevo periodismo informativo, nace en 1867 la primera agencia de noticias española, fundada por Nilo Mª Fabra. En 1870 la Agencia Fabra será absorvida por la multinacional francesa Havas (...) . Fuente Historia de la edición en España 1836-1936


En el libro Cambó:1876-1947 [autor: Jesús Pabón], podemos leer en la página 1217 (refiriéndose a Manuel Azaña).... "todo lo que venga de lo que no es republicano, me hace repetir las palabras del poeta: - Ladran, señal que cabalgamos- "

Así que Azaña la usaría rememorando al poeta (¿Rubén Darío? ) en todo caso.

Y parece que, en última instancia, existiría en la sabiduría popular una frase en latín de autor anónimo que decía: “Latrant et scitis statim praeter equitantes estis”[=“Ladran y sabéis al momento que cabalgáis por delante”].

>> Suele afirmarse que la sentencia "ladran, señal de que cabalgamos" fue utilizada por Miguel de Cervantes en El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Fácil es la comprobación, la novela de Cervantes se encuentra disponible en Google-books completa , si se realiza la búsqueda de la palabra "cabalgamos", el resultado es que no aparece ni una sola vez en todo el texto de Cervantes. Se puede probar con el resto de las palabras de la frase.

>>También habría otra teoría sobre el uso de esta sentencia por parte de Miguel de Unamuno en "Vida de don Quijote y Sancho", pero he consultado a quienes han leído el libro buscándola y no la han encontrado.