22 de diciembre de 2008

País Dogón

.
img_1083

El Sahel es una zona de África occidental, transición entre el desierto del Sáhara y las áreas tropicales del África Central. El Sahel de extiende desde Mauritania hasta El Chad. Incluye: sur de Mauritania, Senegal, Malí, norte de Guinea y Burkina Faso, Níger, norte de Nigeria y Camerún, El Chad y Sudán.

img_1034
Al este de Mopti, una de las ciudades más importantes de Malí, se encuentran los acantilados de Bandiágara, una falla geológica que se extiende a lo largo de 200 kilómetros a través de la meseta del Sahel.

img_0939

img_1072

Las aldeas del País Dogón están dispuestas al abrigo de este acantilado que les proporciona sombra y agua que mana del subsuelo.

img_1128

En este paisaje semidesértico aparecen los primeros árboles: la acacia y el baobab.

img_1103

Se estima que alrededor de 350 000 dogones habitan las cuatro ' regiones' en que se divide el País Dogón: Koro, Bankass, Bandiágara y Douenza (vista Google maps).

img_08992

El pasado histórico de los Dogón no se sabe con exactitud, se cree que pudieron pertenecer al viejo Imperio de Ghana y que huyeron tras ser desarticulado por los Almorávides. La negativa a aceptar las imposiciones culturales y religiosas del Islam estarían detrás de su huída hacia los acantilados de Bandiágara, allá por el siglo XIV.

img_0947

Pero cuando los Dogón llegaron al enclave se encontraron con que esa zona estaba habitada por unos 'hombrecillos', los Tellem, unos pigmeos cazadores que vivían encaramados en las paredes verticales de la falla geológica, allí construían sus casas y sus cementerios. Se cree que trepaban ayudados de una maraña de enredaderas que cubrían el frontal de la falla.

img_1115

Así pues, los Dogón se establecieron -al parecer pacíficamente- junto a los Tellem, a los que pidieron permiso para cultivar la tierra. Al extenderse los cultivos, se talaron muchos árboles, y los Tellem tenían que ir cada año más lejos a buscar las bayas y los frutos de los que se alimentaban. También la caza estaba cada vez más lejana, y un buen día, según cuenta la leyenda Dogón, los Tellem desaparecieron misteriosamente.

img_0822

img_0844
Los dogones construyen en las escarpadas pendientes del acantilado, culminando las casas con un tejado de ramas secas.

img_0815

img_0810

img_0863

Sus aldeas muestran una distribución urbana muy compleja -callejuelas, chozas y silos-, cuya planta se asemeja a una figura humana.

img_0923

De todas las edificaciones, la más importante es la "toguna" o "casa de la palabra", que ocupa el lugar de la cabeza de esa figura humana que forma la planta de la aldea. La "toguna" es una construcción que consta de un voluminoso techo de ramas de mijo dispuestas siguiendo un código arcaico, sostenido por pilares de piedra o gruesos troncos. Es el lugar donde se va a discutir los problemas y a llegar inexorablemente a un acuerdo. La altura del techo es muy baja y en su interior sólo se puede estar sentado. El dogón considera que, para hablar y limar diferencias entre dos personas hay que estar sentado mirando a los ojos del oponente.

img_0941

Su renuncia a convertirse al Islam es un recuerdo del pasado, actualmente más de un tercio de la población nativa profesa la fe musulmana.

img_1068

img_1099

img_0976

No es raro encontrarse con pequeñas mezquitas en las aldeas.

img_0846

Una minoría influyente ha adoptado el cristianismo con fervor inusitado.

img_10081

Sin embargo, la mayoría del pueblo Dogón sigue poniendo en práctica sus creencias animistas, incluso aquellos que han abrazado otras creencias religiosas.

img_0849

En el año 1931 Marcel Griaule convivió con los Dogón. Estudió las costumbres y los conocimientos que le fueron narrados por los nativos, lo que reflejó en el trabajo etnológico: Dieu d'eau: Entretiens avec Ogotemmêli (pdf).

De esas conversaciones con el sabio del pueblo Dogón se extrajo, con el tiempo, la conclusión de que poseían conocimientos excepcionales sobre astronomía. Lo que se denominó el Mito Dogón (El misterio de Sirio B), y que muchos ponen en entredicho.

img_11201

Malí cuenta con varios sitios inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial, tales como las Ciudades antiguas de Djenné (1988), Tombouctou (1988), los Acantilados de Bandiágara-País Dogón(1989) y la Tumba de la dinastía Askia(2004).


img_0991

Muchísimas GRACIAS a Xabel Romero por compartir de manera desinteresada con todos nosotros su reportaje fotográfico del pueblo Dogón.

Fuentes:

Malí y Burkina Faso

Diario de un fotógrafo nómada

pais-dogon

Poblado Dogón, Google Maps


índice post