3 de agosto de 2006

COLTAN - ÁFRICA

Coltan es la abreviatura de columbita-tantalita [(Fe, Mn, Mg)(Nb, Ta)2O6], un metal del que se extrae el tántalo metálico (Ta2O5) y el niobio que se usan en la fabricación de condensadores y otros componentes electrónicos por su resistencia al calor.

Un
mineral estratégico poco conocido, la columbita-tantalita, es esencial para las nuevas tecnologías. Los misiles balísticos, los cohetes espaciales, las armas inteligentes, los teléfonos móviles, los airbags y los juguetes electrónicos lo emplean en sus microprocesadores, baterías, microcircuitos y condensadores.


Aunque Australia es el primer productor mundial de coltan, en África es donde se halla el 80% de las reservas mundiales, y dentro del continente, la República Democrática del Congo concentra más del 80% de los yacimientos, en una zona ocupada por los ejércitos de Ruanda y Uganda.

Según las Naciones Unidas, el tráfico ilegal de coltan es una de las razones de una guerra que, desde 1997, ha matado a un millón de personas.
Si, en Sierra Leona y Angola, el contrabando de diamantes es el origen de la guerra, en el Congo una de las
causas del conflicto (que ha matado a un millón de personas desde 1997) mantiene en peligro de muerte a otro millón es un valioso mineral, el coltan .

Desde que se declaró la guerra civil en la República Democrática del Congo, varios países y facciones armadas han intentado tomar el control sobre el coltan. Ruanda tiene de hecho ocupada la región de Kivu, junto con Uganda.

Miles de mineros se afanan a diario en recolectar el nuevo maná en los
yacimientos de la región del Kivu (al Este del Congo), un territorio ocupado desde 1998 por los ejércitos de Ruanda y Uganda.


En las minas aluvionales trabajan diariamente más de 20.000 personas, bajo un sistema represivo organizado por las fuerzas militares y los poderes locales de los dos bandos en disputa. Éstas pagan a los trabajadores unos diez dólares por kilo de coltan (que en el mercado de Londres cotiza alrededor de 250-300 dólares).



Son ex campesinos y ganaderos que se alejan por largos períodos de sus comunidades y familias, refugiados, prisioneros de guerra (sobre todo hutus) a los que se les promete una reducción de la condena, además de miles de niños de la región, cuyos cuerpos pequeños pueden fácilmente adentrarse en las minas a ras de tierra.
Estos trabajadores rescatan coltan de sol a sol y duermen y se alimentan en la selva montañosa de la zona. Se reproducen en las comunidades y en la selva por sus propios medios, alimentándose de elefantes y gorilas autóctonos, mientras las guerrillas comercializan con cuero y marfil.


Las excavaciones indiscriminadas han ocasionando daños irreparables al ecosistema.

Un informe de expertos de la ONU subraya que el tráfico ilegal de coltan ha supuesto para Ruanda el ingreso, en sólo 18 meses, de 250 millones de dólares (50.000 millones de pesetas), cuatro veces su presupuesto anual de Defensa. Ruanda, Uganda y, en menor medida, Burundi, aliados en la guerra contra el Gobierno de Kinshasa, exportan desde 1998 enormes cantidades de oro, piedras preciosas y coltan sin que conste una producción propia.

En el caso de Ruanda, el beneficio obtenido por el tráfico de coltan es superior al de diamantes, dominado por las tropas ugandesas. Tanto Ruanda como Uganda cuentan desde 1997 con el respaldo de Estados Unidos, cuyas empresas lideran el sector de las nuevas tecnologías, una industria dependiente del coltan y del germanio, otro elemento estratégico para los microchips de alto rendimiento y para el espacio (células solares). El germanio es más importante y escaso que el coltan.
Aunque los teléfonos móviles emplean cantidades ínfimas de tántalo, la eclosión del negocio (más de 500 millones de aparatos en 2003 y una previsión de 1.000 millones para 2004 en todo el mundo) convierte al tántalo en un polvo mágico e imprescindible.

Sobre la tumba de los 2000 niños y campesinos africanos que mueren por día en el Congo, podemos, distraídos, seguir usando nuestros teléfonos móviles

http://tierra.rediris.es/coltan/coltanreport.pdf
índice post