25 de abril de 2006

EL PROYECTO HAARP


A veces la realidad supera todo lo que habíamos imaginado....

El proyecto HAARP se refiere al Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia (traducción al inglés de High Frequency Advanced Auroral Research Project). Se trata de un complejo militar de los Estados Unidos situado en Alaska, en Gakona, y consta de 180 antenas orientadas al cielo, funcionando como una sola, emitiendo hacia arriba alrededor de 1 Gigawatio o lo que es lo mismo, un billón de ondas de radio de alta frecuencia que penetran en la atmósfera inferior e interactúan en ella con los electrojects aurales. Los electrojects aurales son el conjunto de la electricidad que flota sobre la Tierra. Al depositar energía en ella se cambia el medio, cambiando el medio y creando ondas de baja frecuencia (Low Frequency, LF), y ondas de muy baja frecuencia (Very Low Frequency, VLF). Las antenas tienen la intención de acercar los electrojects aurales a la Tierra para aprovecharlos en una gran estación generadora.

Los electrojects afectan al clima global. A veces, durante una tormenta, llegan a tocar la Tierra, afectando a las comunicaciones por cables telefónicos y eléctricos, interrumpiendo también suministros eléctricos e incluso, produciendo alteraciones a los propios seres humanos.


Nuestro planeta está protegido por la atmósfera, además de envolverlo por completo. La primera capa de la atmósfera, es la troposfera, que se extiende unos 16 kilómetros desde el nivel del suelo. Entre los 16 y los 48 kilómetros encontramos la estratosfera, donde se encuentra el ozono. Desde los 48 a los 350 kilómetros de altura se extiende la ionosfera. Más allá es donde se encuentran los llamados “cinturones de Van Allen”, que captan las partículas energéticas que intentan penetrar en la Tierra desde el espacio exterior.

Los pulsos emitidos de manera artificial por las 180 antenas del proyecto HAARP, de una altura considerable, estimulan a la ionosfera creando ondas capaces de recorrer grandes distancias a través de la atmósfera inferior, para penetrar luego dentro de la Tierra y así poder encontrar depósitos de misiles, túneles subterráneos, permitir la comunicación con submarinos sumergidos, etc.

HAARP enviará haces de radiofrecuencia dentro de la ionosfera. Sería el más grande calentador ionosférico artificial, y el arma geofísica más desarrollada construida por el ser humano. Gracias a su efecto “espejo”, HAARP puede dirigir sus efectos a cualquier parte del planeta.

Y es ahí donde radica su enorme contradicción. Por una parte, HAARP podría intensificar lluvias en zonas secas del planeta, pero también crear devastadoras tormentas. Podría calentar una zona concreta del planeta para aprovechar tierras de cultivo, pero también prolongar sequías en los lugares más áridos del globo y con mayores problemas para el abastecimiento de agua y alimentos para los pobladores cercanos.

Bernard Eastlund es el creador, el “arquitecto” de HAARP. Afirma que su creación puede controlar el clima en toda la Tierra, inspirándose en la “teoría de la resonancia” de Tesla. [Text of Eastlund Patent - US05038664- 13 de agosto de 1991]

La primera prueba del Proyecto HAARP se realizó en el 2003, creando una aurora boreal. Se trata de la primera micro-aurora boreal artificial de la historia, factible gracias a la emisora de radio más potente del mundo.

Las auroras boreales se forman en la capa más alta de la atmósfera, a entre 70 y 150 kilómetros de altura desde la superficie terrestre. La actividad solar produce partículas que son lanzadas al espacio, grandes cantidades de rayos ultravioletas y de rayos X, así como corrientes de protones y electrones.
El brillo auroral se desencadena cuando los protones y electrones penetran en la magnetosfera terrestre (que actúa como escudo protector para el planeta frente a las partículas cargadas de radiación cósmica que llegan desde el espacio) y colisionan con las moléculas de gas de la atmósfera. Esta colisión excita las moléculas de gas de la atmósfera produciendo una luminiscencia que se proyecta en la ionosfera. La ionosfera es la región de la atmósfera en la que se producen las auroras y es también la que posibilita la comunicación a larga distancia por radio, ya que las diferentes regiones de la ionosfera reflejan las ondas radiales de regreso a la Tierra.

Según Eastlund y sus colaboradores, HAARP está ya en funcionamiento desde hace varios años.
El cambio climático, el calentamiento de la Tierra, se lleva produciendo desde bastante antes del nacimiento de HAARP, y esta creación humana podría revertir ese proceso en parte. Podría ser su uso tremendamente beneficioso para todos.

Para saber más:

http://www.bibliotecapleyades.net/haarp/esp_HAARP_17a.htm