16 de noviembre de 2008

La peonza antes de Cristo

-¿Es acaso posible- dije- que una misma cosa se esté quieta y se mueva al mismo tiempo en una misma parte de sí misma?
-De ningún modo.
(…)
-Y si el que dijere tal cosa diera pábulo a sus faecias pretendiendo que las peonzas están en reposo y se mueven enteras cuando bailan con la púa fija en un punto o que pasa lo mismo con cualquier otro objeto que da vueltas sin salirse de un sitio, no se lo admitiríamos, porque no permanecen y se mueven en la misma parte de sí mismos.
p1010395
Diríamos que hay en ellos una línea recta y una circunferencia y que están quietos por su línea recta, puesto que no se inclinan a ningún lado, pero por su circunferencia se mueven en redondo; y que, cuando inclinan su línea recta a la derecha o a la izquierda o hacia adelante o hacia atrás al mismo tiempo que giran, entonces ocurre que no están quietos en ningún respecto.
Extracto de "La República" de Platón.Siglo IV a. C. (pdf)

p1010425
Cual peonza que a impulso del retorcido látigo hacen girar los muchachos en sus juegos, formando un ancho corro en los desocupados atrios, y pasmándose de ver cuál corre de aquí para allá en circulares trechos el tornátil boj batido por la correa y acelerado por ella en su veloz carrera, tal y no menos rápida se precipita la Reina por las ciudades y las indómitas tribus de su pueblo.

Fragmento de "La Eneida" (libro VII) de Virgilio. Siglo I a. C. (pdf)

p10103721
Para lanzar el trompo (o peonza) el primer paso es liar la cuerda alrededor del cuerpo del trompo. Se coloca el cordel de forma paralela al trompo sujetándolo con el dedo pulgar y con la otra mano se comienza a enrollar perpendicularmente formando bandas paralelas de tal manera que se termine recubriendo toda la superficie del cuerpo del trompo.
p1010205
Para ello se apoya en una hendidura existente entre la punta y el cuerpo que permite dejar la cuerda tensa mientras se lía.
10101381
En el momento previo al lanzamiento se sujeta el cuerpo del trompo en la palma de la mano y se agarra el extremo del cordel entre los dedos índice y corazón con fuerza para que no se escape al lanzar el trompo. Justo antes de lanzarlo se coloca el dedo índice en la parte superior y el pulgar en la punta. Finalmente se lanza el trompo y se tira hacia atrás del cordel. Este lanzamiento puede hacerse totalmente de pie o con el cuerpo encorvado, lo que reduce el impacto contra el suelo.
p1010242
p10102441
De la misma forma puede hacerse con la punta mirando hacia abajo e imprimiendo un movimiento horizontal de giro con el brazo o con la punta mirando hacia arriba con una sacudida vertical hacia abajo de giro con el brazo.
p1010340
Al tirar hacia atrás del cordel se imprime una fuerza que se traduce en un momento angular o cinético que hace que la peonza gire sobre sí misma. Finalmente la punta impacta contra el suelo y gracias al efecto giroscópico que produce el giro ésta se convierte en el centro de gravedad del cuerpo permitiendo que el trompo "baile" o "dance".

p1010403
El efecto giroscópico permite que se mantenga sobre su punta hasta que el vector peso termina por tomar una inclinación con respecto al eje provocando una variación en la localización del centro de gravedad.
p1010404
Esto provoca una variación en la trayectoria de giro que comienza a describir círculos propiciando la caída del trompo. De esta manera la caída es directamente proporcional al mencionado ángulo y al vector peso, e inversamente proporcional a la velocidad de giro.
p10102151
p1010217
De esta forma, pasado el tiempo, el rozamiento con el aire y sobre todo con el suelo provocan que el giro se vaya debilitando. Entonces el centro de gravedad empieza a hacerse más inestable de tal manera que la peonza comienza a girar no solo sobre sí misma sino que describe círculos en el terreno usado para su lanzamiento. Va tumbándose hasta que pierde por completo el equilibrio y comienza a rodar hasta que se para.
p1010220
Fotografías tomadas en el "Día do danzarico" en el CPI Armando Cotarelo Valledor (Boimorto), en el siglo XXI

7 comentarios:

amanda dijo...

"Polo San Martiño, trompos ao camiño" . Nosotros también lo celebramos en el CPI

Loly dijo...

Siempre me fascinó el movimiento de la peonza pero nunca supe hacerla bailar. Tengo guardados varios ejemplares por si algún día puedo aprender su el misterioso arte. Recuerdo este juego infantil como uno de los que aparecía y desaparecía a lo largo del curso escolar.
Me alegra saber que por esas tierras se promueve su uso y disfrute.

nieves dijo...

Amanda...
pola Santa Olaia peóns á borralla
polo santo Amaro peóns ao faiado

loly te voy a dar una alegría...tu 'sobrinito', de 25 años, promete enseñarte a lanzar la peonza y lo que más te va a gustar...guarda una peonza que le hizo su abuelo!!
Y sí ...aquí en Galicia se toman en serio lo de conservar la tradición de este juego.
http://www.vieiros.com/nova/70183/todos-xuntos-a-tirar-da-corda-polo-pais-adiante

Besos

maite de baiona dijo...

aparecia normalmente en otoño en mi cole,yo era bastante agil con los dedos y en general con los juegos...pero este me parecia endiablado ,no era capaz de hacerlo girar mas de 3 vueltas.pero tenia dompañeras que eran fantasticas,las que no acertabamos ,lo intentabamos constantemente ...recuerdo pasarlo muy bien y jugando en el patio no teniamos nunca frio,aunque helase.

Anónimo dijo...

Peonza para ustedes, trompo para nosotros… es una tradición. “Báilate este trompo en la uña” dice el dicho, en México entre los juegos de trompo existe el de los cancos que consiste básicamente en hacer bailar un trompo arriba de otro y de preferencia quebrar el de abajo, de ahí viene el nombre de canco o golpe….por lo que te has de imaginar que los golpes tienen que ser precisos directamente en el centro superior de la peonza.

Siempre jugué con el trompo y conocí a jóvenes expertos que hacían bailar la peonza sobre una hoja de papel sin romperla siendo esta sujetada en el aire.


JSL
Corpus Christi, TX

xo=ox a la orden ;)

nieves dijo...

Maite no te imagino lanzando trompos :)...la verdad es que yo de niña era un poco 'pasmada' y no recuerdo jugar a la peonza.
Mis hijos en cambio jugaron, sobre todo el mayor y era el 'mejor' según él contaba...hacía lo que cuenta JSL, romperle los trompos a los demás, y no es que me pareciera muy bien eso a mí.

Anónimo dijo...

Felicidades por el blog, os dejo el mío para que veais parte del trabajo que hacemos para recuperar los juegos tradicionales. Espero que os guste. Saludos.
www.aintzinakojolasak.blogspot.com