18 de septiembre de 2010

La importancia de los lagartos en los ecosistemas insulares




[autores: Luis Navarro, Esther Bernárdez, José Sagüillo e Ivan Rodríguez-Arós]

Animación 3D realizada por el laboratorio del Grupo de Ecología y Evolución de plantas y el Grupo Divulgare de la Universidad de Vigo, que pretende mostrar el papel de los lagartos, como modeladores del paisaje vegetal en los ecosistemas insulares. Estos reptiles modifican su dieta en ambientes insulares incorporando muchos frutos carnosos. Al ingerir estos frutos, dispersan sus semillas con un resultado óptimo para las plantas.

El vídeo muestra los resultados de un proyecto de investigación que el laboratorio de Ecología y Evolución de plantas de la Universidad de Vigo ha realizado en el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia , con financiación del Organismo Autónomo de Parques Nacionales.



Ver mapa más grande

Los lagartos de Illas Cies reciben el reconocimiento de la comunidad internacional por su papel como jardineros del paisaje. Recibe el primer premio otorgado por los lectores de la revista The Scientist, compitiendo con National Geographic.

Winners of The Scientist Labbies - 2010


El vídeo en 3D del lagarto de Cíes arrebata a National Geographic el "Óscar científico"

www.biologosdegalicia.org/pdf/nota_prensa_premio_the_scientist.pdf

http://webs.uvigo.es/revistaecosistemas/miniecosistemas/index.html

Frutos, lagartos e islas ( Alfredo Valido)


Fuente vídeo http://www.vimeo.com/user1296710


13 de septiembre de 2010

Not Afraid [EMINEM]






Querida Teófila, te mando un cariñoso saludo



Madrid, 4 de septiembre de 2010

Querida Teófila:

Ha pasado mucho tiempo, más de un año y medio, desde que me hiciste la amable propuesta de la exposición (Cádiz 2012-1812). Las fechas se han echado encima, al menos las que yo tenía previstas, y todo ha ido con un retraso que hace temer prisas e improvisaciones que no beneficiarían el resultado final. Pero en cierta forma me alegro de ese retraso, pues me ha permitido reflexionar despacio sobre el asunto.

Siento mucho decirte que ya no quiero encargarme de la exposición, y te ruego me liberes de mi compromiso verbal. El tiempo ha pasado, como digo, y tengo proyectos profesionales que no debo retrasar más. Por otra parte, te consta que mi aprecio por ti y por Cádiz es enorme, y que esa ciudad ocupa un lugar importante en mi corazón. Lo habría hecho con mucho gusto y entusiasmo, como lo hice en Madrid cuando el Dos de Mayo; y como sabes tenía muy avanzado el trabajo, del que pudiste ver adelantos, planos y esquemas previos.

Pero si hace unos meses ya me causó malestar aquella polémica sobre lo que cobraría por dedicar dos años de mi trabajo a la exposición, ahora vuelve a irritarme que, apenas iniciado el curso municipal gaditano, otro concejal de partido local vuelva a utilizar el asunto como argumento político. Ni para bien ni para mal me apetece mezclarme en esos fangales ni oír más mi nombre en boca de gentuza de esa calaña, sea del partido que sea; y mucho menos servir de munición y pretexto para maniobras y rifirrafes de partido a costa de mi trabajo y del nombre con el que me gano la vida. Que me la gano, por cierto, razonablemente bien y sin necesidad de organizar exposiciones. También me conozco un poco , y sé que al final acabaré ciscándome públicamente en la puta madre de alguien, y la liaremos. Así que mejor me quito de en medio.

Sintiéndolo mucho, por tanto, no seré comisario de la exposición sobre el Bicentenario. Por mis amigos gaditanos no me inquieto, pues sé que lo entenderán perfectamente: conocen el percal y a sus políticos. Lo que lamento es el relativo fastidio que pueda causar a los planes de ese Ayuntamiento, pero estoy seguro de que hay en la ciudad quien lo haga mucho mejor de lo que lo habría hecho yo.

Sabes que siempre tendrás mi agradecimiento y mi afecto. Te mando un cariñoso saludo. Arturo Pérez-Reverte

Relacionado:






Texto Constitución 1812 (Cervantes virtual)



The Making Of Cidade da Cultura de Galicia



Conferencia " Fragments of a City"del arquitecto Peter Eisenman en AEDES (Berlín, 6 de mayo de 2010), explicando su proyecto: Ciudad de la Cultura (Santiago de Compostela)





"Nos creemos que todo es orden, y al final el azar te hace regalos". "Una obra es eso: tomar decisiones y continuar. Si este proyecto se parece un 80% al que yo ideé, será un gran logro". [Fuente: http://blogs.elpais.com/del-tirador-a-la-ciudad/2010/05/con-peter-eisenman-en-la-ciudad-de-la-cultura.html]


La Ciudad de la Cultura de Galicia [ Cidade da Cultura de Galicia] se convertirá en el "corazón digital de Galicia", acogerá la plataforma tecnológica de la comunidad galega. [Fuente:Presidente da Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, julio de 2010]

El traslado de la Secretaría General de Modernización e Innovación Tecnológica a las instalaciones de la Cidade da Cultura se realizará en el primer semestre del 2011 y ocupará un espacio de 860 metros cuadrados en el Edificio de servicios centrales [ Servizos Centrais] y 1.277 metros cuadrados en el Edificio del Archivo [Arquivo de Galicia]. [Fuente:http://imit.xunta.es/portal/documentos/cpdigalicia.html]

La Biblioteca de Galicia abrirá sus puertas a finales de 2010. Promocionará y difundirá la cultura gallega, facilitando el acceso al patrimonio bibliográfico gallego, ya sea de forma presencial o virtual, y será una pieza clave para las actividades culturales relacionadas con el libro, la lectura y las bibliotecas. [Fuente: http://www.cidadedacultura.org/proxecto/biografia.php?txt=edif_biblioteca]

El Museo de Galicia, concebido como espacio para divulgar internacionalmente el patrimonio y la Historia de Galicia. Actualmente el edificio se encuentra en fase de construcción avanzada y su inauguración está prevista para el año 2011. [Fuente:http://www.cidadedacultura.org/proxecto/biografia.php?txt=edif_museo_historia]


La cuarcita de la emblemática cubierta de la Cidade da Cultura:
- Cuarcita de Murás (Lugo)
- Cuarcita de Ouro Preto (Minas Gerais, Brasil)


Reportaje Discovery Channel Cidade da Cultura de Galicia [ Mountain of Steel ]

Cidade da Cultura de Galicia [Santiago de Compostela]

_______________________________________________________________
Fuente imágenes:

https://goo.gl/photos/WjqLQcPgN2mnnAvB6

https://goo.gl/photos/KTcg9vqDUzjb3fBLA

______________________________________________________________
En una entrevista, el 26 de julio de 2002, Eisenman decía esto:

- ¿Algún consejo para los Jóvenes?
- A menos que estés verdaderamente comprometido con ser Arquitecto, en el verdadero sentido de la palabra, es un asunto terrible y no se lo recomendaría a nadie, a menos que lo tengas que hacer por una razón personal, les diría que ingresen en los negocios, las leyes, o medicina, pero no sean un Arquitecto.

- ¿A qué le teme con respecto al futuro?
- A la muerte, le tengo terror a no ser eterno. No me preocupo por el dinero, trabajo o cualquier otra cosa, pero no me puedo conciliar con el hecho de irme a dormir una noche y no despertar. Es lo único que me preocupa, y trato de no pensar en ello, porque me volvería loco. Estar muerto es un pensamiento terrible, eso es lo único, todo lo demás es fantástico, la vida es increíble, a pesar de que hay cosas que salen mal, no me preocupo de nada porque sé que llegaré a mi ataúd, podré entrar, y le pondrán la tapa.
Sé que llegaré ahí y cada mañana y me levanto y digo que tengo toda mi vida por delante y es cierto, y eso me da gran alegría y gran esperanza y felicidad, eso es lo que me sostiene. Fuente: www.todoarquitectura.com/v2/noticias/one_news.asp?IDNews=537 // www.designboom.com/eng/interview/eisenman.html


Dedicado a Julio, que tenía el mismo temor que Peter Eisenman, y el mismo amor por la Arquitectura.


ACTUALIZACIÓN, 11 de enero de 2011- Inauguración Cidade da Cultura de Galicia [1999-2011 ]





12 de septiembre de 2010

Crónica negra: La dificultad de elegir un funeral


Los cuatro ocupantes del BMW fallecieron: los hermanos Alberto (20 años) y Jorge (conductor del vehículo, 26 años), y dos primas, Patricia y María Nieves, ambas de 18 años. Al parecer, los jóvenes regresaban a Oliva de Mérida, de las fiestas del municipio pacense de La Zarza.

En el Citroën viajaban el matrimonio Matías (48 años) y María del Mar (39 años), vecinos de Palomas, que murieron en el acto; su hijo Santiago, de 14 años, con traumatismos abdominal, torácico y con fracturas de brazo y fémur, no se teme por su vida. También viajaba un familiar de éstos, Benigno (48 años), que falleció a consecuencia del brutal impacto. El matrimonio deja 3 huérfanos. Acudían a la celebración de una boda en Salamanca.

Hoy, 12 de septiembre se celebran los 3 funerales, en Palomas, Puebla de la Reina y Oliva de Mérida, pero la única ceremonia religiosa que será oficiada por el arzobispo de Mérida-Badajoz, Santiago García Aracil, será la de los 4 jóvenes, según informa el alcalde de Oliva de Mérida. ¿Los demás no merecieron tal honor?.


Fuente:


Los siete fallecidos en el accidente de Badajoz serán enterrados este domingo (TVE)



9 de septiembre de 2010

Historia de un Sobretodo [Rubén Darío]



Es el invierno de 1887, en Valparaíso. (...) Mucho dependiente del comercio, mucho corredor, va que vuela, enfundado en su sobretodo. Hace un frío que muerde hasta los huesos. Los cocheros pasan rápidos, con sus ponchos listados; y con el cigarro en la boca, al abrigo de sus gabanes de pieles, despaciosos, satisfechos, bien enguantados, los señorones, los banqueros de la calle Prat, rentistas obesos, propietarios, jugadores de bolsa. Yo voy tiritando bajo mi chaqueta de verano, sufriendo el encarnizamiento del aire helado que reconoce en mi a un hijo del trópico.
Acabo de salir de la casa de mi amigo Poirier, contento, porque ayer tarde he cobrado mi sueldo de El Heraldo, que me ha pagado Enrique Valdés Vergara, un hombrecito firme y terco... Poirier, sonriente, me ha dicho mirándome a través de sus espejuelos de oro: "Mi amigo, lo primero ¡comprarse un sobretodo!" Ya lo creo. Bien me impulsa a ello la mañana opaca que enturbia un sol perezoso, el vientecillo que viene del mar, cuyo horizonte está borrado por una tupida bruma gris.

He allí un almacén de ropa hecha. ¿Qué me importa que no lleve mi sobretodo la marca de Pinaud? (...) Pago, pido la vuelta, me pongo frente a un gran espejo el ulster, que adquiere mayor valor en compañía de mi sombrero de pelo, y salgo a la calle más orgulloso que el príncipe de un feliz y hermoso cuento.

¡Ah, cuán larga sería la narración detallada de las aventuras de aquel sobretodo! El conoció desde el palacio de la Moneda hasta los arrabales de Santiago; el noctambuleó en las invernales noches santiaguesas, cuando las pulmonías estoquean al trasnochador descuidado; el cenó "chez" Brinck, donde los pilares del café parecen gigantescas salchichas, y donde el mostrador se asemeja a una joya de plata; el conoció de cerca de un gallardo borbón, a un gran criminal, a una gran trágica; el oyó la voz y vio el rostro del infeliz y esforzado Balmaceda.

Al compás de los alegres tamborileos que sobre mesas y cajas hacen las "cantoras", el gustó, a son de arpa y guitarra, de las cuencas que animan al roto, cuando la chicha hierve y provoca en los "potrillos" cristalinos, que pasan de mano en mano. Y cuando el horrible y aterrador cólera morbo envenenaba el país chileno, el vio, en las noches solitarias y trágicas, las carretas de las ambulancias, que iban cargadas de cadáveres. (...)

Y un día, ¡ay! su dueño, ingrato, lo regaló.

Sí, fui muy cruel con quien me había acompañado tanto tiempo. Ved la historia. Me visitaba en la Ciudad de Pedro de Alvarado un joven amigo de las letras, inteligente, burlón, brillante, insoportable, que adoraba a Antonio de Valbuena, que tenía buenas dotes artísticas, y que se atrajo todas mis antipatías por dos artículos que publicó, uno contra Gutiérrez Nájera y otro contra Francisco Gavidia. El muchacho se llamaba Enrique Gómez Carrillo y tenía costumbre de llegar a mi hotel a alborotarme la bilis con sus juicios atrevidos y romos y sus risitas molestas. Pero yo le quería, y comprendía bien que en él había tela para un buen escritor. Un día llegó y me dijo: -"Me voy para París" -"Me alegro. Usted hará más que las recuas de estúpidos que suelen enviar nuestros gobiernos." Prosiguió el charloteo. Cuando nos despedimos, Enrique iba ya pavoneándose con el ulster de la calle del Cabo.

(...) Valparaíso ha visto el triunfo de los revolucionarios; y quizá el dueño de la tienda de ropa hecha, en donde compré mi sobretodo, que era un excelente francés, está hoy reclamando daños y perjuicios. ¿Y el ulster? Allá voy. ¿Conocéis el nombre del gran poeta Paul Verlaine, el de los Poemas Saturninos? Zola, Anatolio France, Julio Lemaitre, son apasionados suyos.

(...) Pues bien, en una de sus cartas, me escribe Gómez Carrillo esta postdata: "¿Sabe usted a quién le sirve hoy su sobretodo? A Paul Verlaine, al poeta... Yo se lo regalé a Alejandro Sawa -el prolonguista de López Bago, que vive en París- y él se lo dio a Paul Verlaine. ¡Dichoso sobretodo!

Sí, muy dichoso; pues del poder de un pobre escritor americano, ha ascendido al de un glorioso excéntrico, que aunque cambie de hospital todos los días, es uno de los más grandes poetas de Francia.



7 de septiembre de 2010

5 de septiembre de 2010

La Losa o Avenida de la Fundación Príncipe de Asturias



Ver en un mapa más grande

El proyecto de ingeniería del soterrado de las vías del tren en Oviedo fue obra del ingeniero Leonardo Fernández Troyano. Con esta obra se trataba de eliminar el trazado ferroviario que transcurría a lo largo de la ciudad. El "cinturón de hierro" determinaba una barrera arquitectónica que mantenía aislados a los barrios periféricos del centro urbano.



El proyecto, iniciado por la Sociedad Cinturón Verde, fue fruto de la colaboración del Ayuntamiento de Oviedo, el Principado de Asturias, las empresas ferroviarias estatales FEVE y RENFE, el Ministerio de Obras Públicas(Fomento) y el programa europeo FEDER.

En un tiempo récord (enero de 1998-mayo de 1999) se construye esta obra sin interrumpir el tráfico ferroviario. La cubierta o Losa (como popularmente se la denomina en Oviedo) oculta la traza ferroviaria con una plataforma sustentada sobre una estructura de malla de acero, apoyada sobre 220 grandes pilares.


La Losa pasó a ser el paseo más espacioso y largo de la ciudad de Oviedo, 700 metros de longitud y 38.000 metros cuadrados de superficie, urbanizado con once inmuebles de nueva construcción, estanques y zonas ajardinadas, que obedecen al gusto personal del alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo.

En su inauguración, el 24 de mayo de 1999, fue bautizada como "avenida de la Fundación Príncipe de Asturias", pero los ovetenses no cejaron en su empeño y continúan refiriéndose a la sepultura de las vías del tren con el "eufemismo" La Losa, logrando que incluso en Google Maps así se denomine (ni rastro del príncipe).


Al inicio de la "avenida de la Fundación Príncipe de Asturias", en un segundo plano, aún se mantiene un edificio construido en los años sesenta, conocido popularmente como el edificio Cristal, que contrasta con la edificación de las 11 torres dispuestas a lo largo de la avenida de La Losa, que se muestran al visitante como un mosaico de colores, a través de los paneles del recubrimiento de sus fachadas.


A mitad de la avenida pero en un plano inferior, a la altura de las ocultas vías del tren, permanecen en pie los restos del acueducto de los Pilares.

Finaliza la avenida de La Losa con una llamativa cubierta curvada acristalada, a modo de bóveda, desde este espacio se abre el acceso a las estaciones de FEVE y RENFE. En la obra de esta cubierta se emplearon 9.575 toneladas de acero y 30.000 metros cúbicos de hormigón.



Dedicado muy especialmente a Julio, un enamorado del mosaico de colores de esta avenida.


ETA o Euskadi Ta Askatasuna [1959-2010]








ETA anuncia (de nuevo) una tregua (5 de septiembre de 2010)




China’s Straddling Bus

OCCUPATION [ by Eric Schockmel ]




OCCUPATION: Movement I



OCCUPATION: Movements II & III

Fuente

4 de septiembre de 2010

Acueducto de los Pilares [siglo XVI, Oviedo]


Adolfo Fernández Casanova [Madrid, 12 de marzo de 1915]

El Académico que suscribe, en cumplimiento del acuerdo del señor Director, tiene el honor de someter al juicio de la Academia la siguiente ponencia:

Al Ilmo. Sr. Subsecretario del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes.

Con fecha 23 de enero último, el señor Vicepresidente de la Comisión provincial de Monumentos de Oviedo envía a esta Academia una comunicación manifestando que en el año de 1905, y después, en el de 1910, logró dicha Comisión provincial que el Ayuntamiento de Oviedo suspendiera la ejecución del acuerdo municipal de derribar los Arcos de los Pilares, y pasado otro lustro persiste por tercera vez la Corporación municipal en el derribo, y para evitarlo, la Comisión ofició a los señores Alcalde y Gobernador civil pidiéndoles que se suspenda la destrucción mientras no se cumplan los trámites del caso e informe esta Academia y la de San Fernando.

Aplaude esta Corporación el celo de la repetida Comisión por la conservación de un monumento que con sobrada razón considera de inestimable valor histórico, pues simboliza los cuantiosos caudales empleados por la Justicia y Regimiento ovetense, desde el primer tercio del siglo XVI, para aumentar el escasísimo caudal de aguas con que contaba la población, acordando tomar al efecto las de Ules, Boo y Naranco, emprendiendo en 1574 como elemento primordial de la construcción, el Acueducto de los Pilares, bajo la dirección del maestro Juan de Cereceda. En 1568 se acordó tomar también las (aguas) de la fuente de la Fitoria.
Mas no habiendo coronado el apetecido éxito las obras dirigidas por Cereceda, se encomendó la dirección de las mismas a Gonzalo de Bárcena, oriundo de Güenes, en la montaña de Santander, y que era a la sazón fontanero mayor de Valladolid. La obra del primitivo acueducto del maestro Cereceda se declaró inútil en 1582 y 1583 por su falta de elevación y de solidez, y se emprendió su reconstrucción por el citado Bárcena.

En las postrimerías de la centuria XVI todavía estaba la obra incompleta, y se acordó reparar y encañar el alto de los Arcos de Lavapiés, por donde pasaba el agua de Fitoria, empleando para su conducción 800 arcaduces.

De 1864 a 1865 se llevó a efecto por la Corporación municipal una nueva traída de aguas de los mismos manantiales de Boo, Lillo y Ules, prescindiendo del uso del puente-acueducto de los Pilares, por lo cual se pretende derribar. Pero si este monumento no desempeña ya la función que motivó su creación, constituye siempre un monumento histórico que representa una interesante página de piedra de la larga serie de sacrificios llevada a cabo por la histórica ciudad ovetense durante toda una centuria y que ahora, con tan mal acuerdo, se pretende hacerle desaparecer.


El acueducto tiene 400 metros de longitud por dos de latitud. Consta de dos órdenes de arcadas de medio punto de tres metros cuarenta centímetros de radio; en el primero, los muy altos pilares son prismáticos-rectangulares, tienen su paramento resaltado y ofrecen mayor salida por sus frentes que las cabezas de las arcadas que sobre ellos descansan por el intermedio de una imposta. Corona estas arcadas un sobrelecho general que recibe los pilares más remetidos del orden segundo, coronados de imposta, sobre los que insisten las arcadas superiores más remetidas a su vez que los pilares últimos. La altura máxima de la obra es de trece metros cuarenta centímetros. Dichos arcos tienen unos pequeños registros a los extremos.

El sistema de ejecución es semejante a los de la época romana, por lo que dijo el gran Jovellanos: «Los Pilares, bellísima obra de 1570, de arquitectura montañesa, pero digna de los Romanos
Debe también este Cuerpo literario examinar en el concepto arqueológico el sistema romano de conducción de aguas, comparándolo con el adoptado en las épocas posteriores, de lo que nada se dice en la razonada exposición de la Comisión provincial de Monumentos ovetense. Tomaba generalmente las aguas de un manantial y las llevaba en un conducto de fábrica que las preservaba de los cambios atmosféricos y de las impurezas del terreno que atravesaba, y por cuyo fondo corría el cristalino líquido en virtud del permanente declive de la conducción hacia la urbe que había de abastecer, y para salvar los valles empleaba el puente-acueducto llamado de Agua rodada.

Esta sencilla solución dada por los Romanos al problema de conducción de aguas, perduró en su esencia durante los siglos siguientes, y la única diferencia esencial que se encuentra entre el trazado de los antiguos y los modernos, proviene de la frecuente aplicación que desde el pasado siglo se hace de los sifones de hierro para evitar la aplicación de los grandes puentes-acueductos, que son siempre de más lenta y costosa ejecución.

Los Romanos emplearon también en muy contados casos los sifones, lo cual prueba que conocían el principio físico de equilibrio de los líquidos en los vasos comunicantes en que se fundan, y si no los adoptaron con más frecuencia era porque las ventajas que entonces ofrecían sobre el puente-acueducto estaban muy lejos de ser comparables a las que los inmensos adelantos de la fabricación del hierro proporcionan en la actualidad, y a pesar de ello pueden citarse notables ejemplos que manifiestan que en esta cuestión hemos imitado a los antiguos.

Constituyen, pues, los viajes de aguas romanos que se conservan en nuestra patria el más elocuente testimonio de la perfección relativa que en la época de los Césares alcanzó este género de obras de tan primordial necesidad para la vida de los pueblos, cuyas suntuosas fábricas ofrecen una inquebrantable solidez que desafía la acción de los tiempos, y sus robustas proporciones y grandes dimensiones reales, les imprimen un sello de grandiosidad que revelan los potentes esfuerzos de las generaciones que los han erigido.

No deben, pues, no, las Corporaciones populares recurrir a la piqueta demoledora para destruir los venerandos monumentos que nos legaron nuestros antepasados y que simbolizan su interesante historia.
Más grata y noble misión está encomendada a los Municipios, cual es la de edificar erigiendo los edificios y mejorando los servicios de policía urbana que les están encomendados.

La Academia, en vista de estas consideraciones, tiene el honor de proponer a V. I. que se ordene al Ayuntamiento ovetense la conservación de dicho monumento.

Madrid, 12 de marzo de 1915
El ponente, Adolfo Férnández Casanova

Fuente Biblioteca Cervantes virtual

Finalmente, los arcos de los Pilares fueron derribados, quedan como testigos mudos de la historia cinco arcos, que sobrevivieron, incluso, a posteriores planes de urbanismo.

Ver mapa más grande

Fermín Canella y Secades fue un defensor a ultranza de los arcos de los Pilares, como muestra en un artículo publicado en El Correo de Asturias(2 de diciembre de 1905):

- Señor Alcalde del Excmo. del Ayuntamiento de Oviedo. (...) Dicho sea con el mayor respeto. V.E. no ha considerado bien la trascendencia del acto por el que se aprobó en principio la demolición de aquel estimable monumento a cambio de exiguas ventajas y de pequeña obligación por la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte. Fuente www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/rahis.htm



Expediente sobre el acueducto de Los Pilares (extensa documentación en Biblioteca Cervantes virtual)